Línea Directa: 414-777-5808 | TuVoz@telemundowi.com

Dejar que un bebé juegue con un iPad puede afectar su comunicación

(CNN) - Cualquier persona que críe a un niño hoy probablemente se haya preocupado por el tiempo que pasan viendo televisión o con otros dispositivos y se ha preguntado sobre el impacto que pueda eso tener. ¿Afecta la tecnología a sus cerebros? ¿Limita su desarrollo social? ¿Podría lesionar emocionalmente? ¿Podría retrasar cuando empiezan a hablar?

Nunca había pensado en esa última pregunta hasta que un nuevo estudio, publicado este jueves y presentado en la Reunión de Sociedades Académicas Pediátricas de 2017, revelara algunos hallazgos sorprendentes.

El estudio encontró que entre más tiempo pasaban usando pantallas los niños entre las edades de seis meses y dos años, tales como teléfonos inteligentes, tabletas y juegos electrónicos, más probabilidades tenían de experimentar retrasos en el habla.

"Creo que es el primer estudio que examina el dispositivo de comunicación móvil y el retraso de la comunicación en los niños", dijo la doctora Catherine Birken, investigadora principal del estudio y pediatra y científica del Hospital for Sick Children de Toronto, Ontario. "Es la primera vez que hemos aclarado algo sobre este tema potencial, pero creo que los resultados deben ser templados (porque) es realmente un primer vistazo".

En el estudio, que incluyó a casi 900 niños, los padres informaron la cantidad de tiempo que sus hijos pasaron usando pantallas en minutos por día a los 18 meses de edad.

Los investigadores utilizaron una lista de comprobación infantil para niños pequeños, una herramienta de evaluación validada, para medir el desarrollo del lenguaje de los niños también a los 18 meses. Examinaron una variedad de cosas, incluyendo si el niño usa sonidos o palabras para llamar la atención, su pone palabras juntas, y cuántas palabras usa.

Veinte por ciento de los niños pasaron un promedio de 28 minutos al día usando pantallas, según el estudio. Cada 30 minutos de aumento en el tiempo diario de la pantalla se asoció con un aumento del 49% de riesgo de lo que los investigadores llaman retardo expresivo del habla, que básicamente es la habilidad de usar sonidos y palabras. El estudio no encontró ninguna relación entre el uso de un dispositivo portátil y otras áreas de comunicación, como gestos, lenguaje corporal e interacción social.

Lee: ¿Cuándo empezar a prestarles el iPad a los niños?

"Necesitamos una investigación más definitiva"

Birken, que también es profesora asociada de pediatría en la Universidad de Toronto, enfatizó que mientras su estudio muestra que parece haber una relación entre el uso de dispositivos portátiles y los retrasos en la comunicación en niños pequeños, se necesita mucha más investigación para determinar si usar dispositivo definitivamente está causando esos problemas en el discurso.

Otras investigaciones también necesitan examinar qué contenido están viendo los niños pequeños y si están usando dispositivos con un padre o un adulto presentes, dijo.

"Creo que con el fin de desarrollar las pruebas para informar a los padres y a los médicos sobre qué recomendar, necesitamos una investigación más definitiva", dijo Birken.

Necesita pruebas, por lo menos estudios longitudinales, pero al menos este hallazgo identificó una asociación y apoya la recomendación actual de la Academia Americana de Pediatría.

Ese grupo no recomienda que los niños menores de 18 meses usen ninguna pantalla en absoluto, aparte del video-chat con la familia. El ruido y la actividad de una pantalla pueden ser una distracción para un niño pequeño y pueden causar una desconexión entre ellos y sus padres, dijeron los pediatras.

Para los niños de entre 18 y 24 meses de edad, la Academia Americana de Pediatría no hizo una prohibición. Pero sí les recomienda a los padres elegir una programación de alta calidad y verla con sus hijos para ayudarles a entender qué es exactamente lo que están viendo.

Casi el 40% de los niños menores de 2 años han utilizado un dispositivo móvil, un aumento de sólo 10% en 2011, según un estudio de 2013 de Common Sense Media, una organización sin fines de lucro que se centra en ayudar a niños, padres y educadores a navegar por el mundo de medios y tecnología. Esas cifras son probablemente más altas hoy en día, ya que los teléfonos inteligentes han crecido en popularidad.

"Este es un estudio importante pues destaca algunos de los riesgos potenciales asociados con el uso de los medios de comunicación, y específicamente los dispositivos móviles de mano", dijo Michael Robb, director de investigación de Common Sense Media.

"Lo que impulsa el efecto es muy importante, los efectos negativos pueden deberse a que el tiempo de la pantalla reemplaza la interacción entre padres e hijos (jugar, leer, hablar, cantar, etc.) que son cruciales para un desarrollo saludable", añade.


Share this article: