Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Jóven hispano es sometido a primera operación del cerebro en Wisconsin

MILWAUKEE, Wis. (TELEMUNDO WI)--  La epilepsia es una enfermedad cerebral crónica que afecta a 50 millones personas de todo el mundo y todas las edades, según la Organización Mundial de la Salud .

Jesús Izarraraz, se convirtió en el paciente de esta no tan nueva intervención, pero si la primera que se somete a un menor de edad; Alejandra Izarraraz recuerda los primeros cambios en su hijo,  “Cuando Jesús tenia cuatro meses de nacido, me di cuenta que estaba pálido y sus labios muy morados, al igual que sus uñas y sus ojos totalmente en blanco, es ahí que descubrieron que tenia un quiste en el lado izquierdo del cerebro”.

Ahmad Marashly pediatra neurólogo del Children's Hospital de Wisconsin y médico de Jesús, resalta que un alto número de personas con epilepsia responden al tratamiento, añadiendo que ”El 70% de los que sufren de este mal son controlados con medicamentos, pero los otros 30 es decir uno de cada diez, sufre de epilepsia total, pero en el caso de Jesús se determine que era necesaria una intervención par extirpar el quiste que ya era un tumor”.

Una riesgosa intervención que podría traer consecuencias fatales, por lo la familia Izarraraz, tendría que tomar una decisión, que causó preocupación; “Fue una decisión muy dificil de tomar, pero nosotros lo que siempre hemos querido es ayudar a nuestro hijo, entonces lo que hicimos fue irnos por la cirugia” señala la madre de Jesús.

Cirugia que luego de una larga preparación, recayó en manos del Dr. Sean Lew neurocirujano infantil del Children's Hospital de Wisconsin, quien viajó hasta Japón , permaneciendo varios dias ahí para aprender más sobre este tipo de operaciones, pero esta vez en menores de edad; “Para esta intervencion , tuvimos que insertar pequenos implantes eléctricos para saber de donde provenia exactamente el problema,  "Recuerda el Dr. Lew quien se sorprende de la resistencia de Jesús durante la intervención que duró 12 horas.

Luego de cumplirse un año de esta intervención, el rostro de Jesús se ilumina al decir, “Me siento mejor, me siento libre y puedo hacer cosas que yo quiero ser como hacer deporte y mi familia, ya no se preocupan que me de un ataque”.

Ahora Jesús ve cada día la luz de esperanza más encendida, que le permitió ganar una segunda oportunidad, dejando grabado un mensaje en su fresca mente y en lo profundo de su corazón; “Los milagros existen y yo soy uno de ellos”, finaliza Jesús quién a pesar del éxito en la compleja y delicada operación, se someterá a diversa pruebas y verificaciones en los proximos meses para ver los progresos,  reecontrandose con los doctores quienes trabajan para seguir mejorando técnicas que ayuden a mejorar la calidad de vida de mas personas.

Comparte este artículo: