Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

¿Cómo es vivir hoy en la helada y oscura Antártida, ahora “el lugar más seguro del mundo” sin coronavirus?

Por Mariana Toro

(CNN) — Mientras el resto del mundo continúa lidiando con la pandemia de coronavirus, un continente ha logrado mantenerse completamente libre de la infección.

La Antártida, el lugar más frío de la Tierra, ahora se considera el “lugar más seguro del mundo”, sin ningún caso confirmado.

La región tuvo un roce cercano con covid-19 cuando los brotes llegaron a los cruceros de finales de temporada, pero el virus no llegó a sus costas congeladas. Y, debido a que actualmente está entrando el invierno, cuando está completamente cerrada, debería mantenerse así por ahora.

Aunque no hay una población nativa oficial aquí — a menos que cuentes los pingüinos, ballenas, focas y albatros– alrededor de 5.000 personas, en su mayoría científicos e investigadores, residen actualmente en sus aproximadamente 80 bases.

Keri Nelson, coordinadora administrativa en la estación Palmer de Anvers Island, la estación estadounidense más al norte de la Antártida, es una de ellos.

¿El lugar más seguro de la Tierra?

“Realmente no creo que haya una persona aquí en este momento que no esté agradecida de estar aquí y de estar a salvo”, le dice a CNN Travel por correo electrónico.

“Algunas personas están listas para regresar a casa. Para ayudar a las personas que aman y para ser útiles de otras maneras durante este tiempo en la historia”.

“Pero todos estamos muy agradecidos de vivir en un lugar donde esta enfermedad (y todas sus implicaciones para la salud y el estilo de vida) están ausentes”.

Si bien pueden estar geográficamente desconectados de la pandemia, que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha declarado la crisis “más complicada” que ha visto el mundo desde la Segunda Guerra Mundial, Nelson y sus colegas están constantemente al día con los desarrollos.

MIRA: El secretario general de la ONU calificó al covid-19 como “la crisis más complicada” desde la Segunda Guerra Mundial

“Leo todo lo que puedo sobre la dinámica de esta situación”, agrega Nelson, quien ha trabajado en el continente durante las temporadas de invierno y verano desde 2007.

“Siento que es mi deber como ser humano presenciar lo que está sucediendo en el mundo”.

Robert Taylor permanece en la Estación de Investigación Rothera, una base del British Antarctic Survey (BAS) en la isla de Adelaida frente a la costa oeste de la Península Antártica.

El joven escocés de 29 años trabaja como guía en campo, brinda asistencia a colegas científicos que realizan investigaciones y garantiza que todo el trabajo de campo y los viajes se realicen de manera segura.

Si bien también ha estado atento a la crisis desde el principio, estar tan alejado significa que no se dio cuenta de su gravedad por un tiempo.

“Recuerdo los informes que salieron de China a principios de enero”, dice Taylor, quien llegó a la Antártida hace unos seis meses.

“Luego, los primeros casos en el Reino Unido, y pensar que esto era algo menor y lejano, eso no me afectaría”.

“Me di cuenta gradualmente, a medida que se extendió y creció en importancia en los medios de comunicación”.

Impacto turístico

La temporada 2019-2020 estimaba la llegaba de unos 78.500 turistas.

Mientras Taylor, quien se mudó de la Estación de Investigación Halley VI a Rothera durante su estadía en el continente más austral, está preocupado por la situación y preocupado por su familia, particularmente por su abuela, y dice que es difícil sentirse vinculado a lo que sucede a veces.

“Es como estar en la Luna y mirar hacia abajo”, agrega. “Podemos ver lo que está sucediendo, pero está muy lejos”.

El turismo ha prosperado en la Antártida en los últimos años, con los cruceros árticos cada vez más populares.

Según la Asociación Internacional de Operadores Turísticos de la Antártida (IAATO) aproximadamente 56.168 viajeros visitaron el continente durante la temporada 2018 a 2019, lo que representa un aumento del 40% respecto al año anterior.

Durante ese tiempo, un reacondicionamiento multimillonario también se confirmó tanto para la estación McMurdo, la principal base estadounidense en la Antártida como para la cercana base Scott, el puesto científico antártico de Nueva Zelandia, con instalaciones actualizadas, incluidos nuevos laboratorios de ciencias y viviendas incluidas.

Se esperaban alrededor de 78.500 turistas durante la temporada de 2019 a 2020: la temporada de la Antártida se extiende desde noviembre hasta finales de marzo.

Sin embargo, las estaciones comenzaron a imponer restricciones a las visitas turísticas a principios de año, ya que el virus comenzó a extenderse por todo el mundo y la región fue cerrada posteriormente, con todas las visitas turísticas canceladas.

Esto ocurrió en medio de algunas llamadas increíblemente cercanas, incluido un incidente en el que un grupo de pasajeros de Australia y Nueva Zelandia en un crucero antártico fue evacuado después de que casi el 60% de los que estaban a bordo dieron positivo por el coronavirus.

LEE: Pasajeros de un crucero antártico serán evacuados después de que casi el 60 % de pasajeros dieron positivo por coronavirus

Nelson, quien a menudo coordina las visitas a la estación Palmer, dice que la estación de investigación dio la bienvenida a miles de personas el año pasado, pero las cifras disminuyeron esta temporada debido a la crisis.

“Varios barcos se detienen para hacer recorridos por la estación, y también viajamos a barcos más grandes para dar conferencias y hacer algunas actividades educativas”, explica.

“A finales de enero, mientras vimos que todo esto se desarrollaba, dejamos de organizar visitas y viajar a los grandes barcos, por lo que hubo muchos menos visitantes en la estación Palmer este verano”.

Es difícil decir qué impacto podría tener la ausencia de visitantes, si la hubiera, en la industria turística de la Antártida a largo plazo.

El número de visitantes que llegan aquí se mantiene relativamente bajo para proteger el ambiente prístino del continente blanco.

Los operadores turísticos de la IAATO no pueden desembarcar un bote con más de 500 pasajeros a bordo, y todos se coordinan entre sí para garantizar que solo haya una embarcación en un lugar de desembarque en un momento dado.

Hacer frente al aislamiento

Si bien aún no está claro cómo se desarrollarán las cosas en los próximos meses, aquellos en la estación Palmer, junto con bases como la estación Amundsen-Scott South Pole, donde el número de visitantes es mucho mayor, siguen trabajando duro, haciendo todo lo posible para garantizar que las cosas estén en su lugar para la próxima temporada.

En Rothera no hay turistas, salvo el paso ocasional de yates o cruceros, por lo que las cosas se han mantenido prácticamente igual.

Sin embargo, Taylor, quien ayuda a mantener el equipo en la base y, en general, mantiene las instalaciones en orden, observa que el proceso de transporte de personal a casa ha cambiado significativamente.

“Normalmente implicaría un vuelo a Punta Arenas [la ciudad más austral de Chile] en el avión Dash-7 operado por BAS, seguido de un viaje en avión a través de aerolíneas comerciales”, explica.

“Ahora el RRS James Clark Ross (JCR) eliminará al último del personal de BAS que sale de la base y los llevará a las Islas Malvinas, donde se unirán al Hebridean Sky, un barco de pasajeros recientemente fletado por BAS. Esto hará que el largo viaje de regreso al Reino Unido “.

La embarcación debe partir en la próxima semana más o menos, y una vez que lo haga, él y el resto del equipo en Rothera estarán solos durante unos cinco meses, sin personal que llegue o salga.

Nelson, que dividía su tiempo entre el Medio Oeste y San Francisco cuando estaba en Estados Unidos, trabajó anteriormente en la estación McMurdo y la estación del Polo Sur, antes de mudarse a la estación Palmer, que actualmente tiene una población de solo 20 personas.

La mujer de 45 años, quien muestra sus experiencias antárticas en la cuenta de Instagram Simply Antarctica, admite encontrar el aislamiento desafiante, incluso antes de que la crisis del coronavirus provocó la prohibición de visitantes.

Ella hace frente a esto adoptando muchas de las mismas técnicas con las que los que están fuera de la Antártida están experimentando actualmente mientras están en cuarentena.

“Trato de encontrar formas de entretenerme con proyectos personales”, dice ella. “Y también recuerdo que el tiempo en mi cabeza es un lujo”.

Sin embargo, Nelson también está atrapada en un lugar rodeado de fauna excepcional y fascinante belleza natural.

“La conclusión es que esta parte de la Antártida es hermosa”, dice ella. “Y no es difícil acostumbrarse y prosperar en un lugar tan hermoso”.

LEE: 5 señales de que tu ansiedad por coronavirus se ha vuelto grave y amenaza tu salud mental y qué hacer al respecto

Mayor libertad

Sin embargo, ella admite sentir un fuerte sentimiento de culpa por estar tan lejos de sus seres queridos durante un momento tan crítico de la historia.

“Es muy extraño estar físicamente en el fin del mundo, mientras que, al menos inicialmente, algunas personas temían que realmente podríamos estar viendo realmente el fin del mundo (o al menos el fin del mundo en la forma en que lo conocemos)”, explica.

“A veces me siento desconectada y culpable de no estar en casa ¿para qué? ¿ayudar? ¿Vivir los desafíos que tienen los demás al mismo tiempo que ellos?”.

“Nosotros aquí sabemos que eso no le haría ningún bien a nadie, y sin embargo es es fácil sentirse culpable”.

Después de comprometerse a pasar 18 meses de vacaciones y estar separado de su familia y amigos, Taylor está desconcertado por la idea de que efectivamente tiene mayores privilegios que ellos en este momento.

“Para encontrarnos en la situación en la que tenemos más libertad de la que tendríamos si nos hubiéramos quedado en casa es difícil de procesar”, dice. “La vida y el trabajo aquí están inextricablemente entrelazados. Somos extremadamente afortunados de poder continuar con nuestras vidas y nuestro trabajo”.

Vida después del coronavirus

Taylor debe partir en abril de 2021, pero señala que tendrá que esperar para ver cuál es el nuevo estado de juego “antes de hacer planes sólidos para su regreso al Reino Unido”.

“Dicen que pasar una temporada en la Antártida te cambia”, dice. “Pero no puedo evitar preguntarme si el resto del mundo podría cambiar más que en este momento”.

“Continuaremos en gran medida como si el coronavirus no hubiera sucedido. Tenemos un gimnasio, una sala de música, una biblioteca, un cine… todas las cosas que damos por sentadas antes, que los que están en casa extrañan”.

Este sentimiento es compartido por Nelson, quien tenía programado irse a comienzos de abril, pero lo ha extendido “hasta que llegue un equipo de ayuda de invierno”.

Cuando ella, Taylor y los demás finalmente regresen a casa, serán recibidos por un mundo muy diferente. Una nueva forma de vida de la que solo han sido testigos desde la distancia.

Las cosas aparentemente simples que disfrutan aquí pueden convertirse en un recuerdo lejano.

“A veces soy muy consciente de ser un artefacto”, dice Nelson. “Un eco. Todavía en un espacio mental de una existencia que ya pasó a la historia”.

“Todavía podemos socializar a voluntad, sin miedo, chocar las manos y dar abrazos como nos plazca, sentarnos juntos. No tenemos que reaccionar con miedo si alguien tose”.

“Estoy muy agradecido por eso, y estoy tratando de apreciar realmente el último tiempo que tenemos para vivir esa existencia. Pero también es profundamente triste reconocer que estas pequeñas cosas son tan notables ahora”.

“Y cuando salgamos de aquí, dejaremos todo eso atrás. Estoy tratando de obligar a mi cerebro a recordar cómo es esto, imprimir este sentimiento de libertad y seguridad, para no olvidarlo después”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: