Please note: Over-the-air viewers in Milwaukee need to re-scan televisions on Friday, October 18 to continue to receive CBS58, WMLW, MeTV, Telemundo Wisconsin, Heroes & Icons, Bounce, Decades, Start TV, Movies! and most other local channels. Those viewers unable to currently receive these stations over-the-air should see improved reception on October 18. Cable and satellite viewers are not impacted.

Further information on the re-scan can be found at:
https://www.cbs58.com/rescan

Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

El retiro de Trump de la reunión con Pelosi marca un punto de no retorno en la política interna

Por Melissa Velásquez Loaiza

(CNN) — El presidente Donald Trump parece haberse dado cuenta de que, a pesar de que la investigación de Mueller terminó, su gobierno nunca podrá escapar de la victoria entregada a los demócratas en las elecciones intermedias del año pasado.

El presidente está haciendo lo que siempre hace cuando está en un rincón político oscuro: pelear más duro que cualquier otro hombre vivo, adoptar una estrategia implacable de guerra política total y arremeter de una manera que en última instancia puede ser contraproducente.

Trump se quejó el miércoles, enojado y, a veces, incluso en un conmovedor arrebato televisado, que no está teniendo ningún descanso, ¡y que eso no es justo!

Trump se quejó de recibir críticas de los tribunales, de los demócratas, de la prensa, de enemigos antiguos y nuevos. Se lamentó por el trato que le dieron a su hijo, Donald Jr., quien dijo que era un “buen joven que ha pasado por el infierno”.

Todo esto se produjo en medio de señales preocupantes para el presidente de una serie de fallos judiciales que indican que los registros financieros y fiscales —por los que luchó desesperadamente para mantener privados— tarde o temprano llegarán a las manos de los demócratas.

“Hemos tenido una investigación en la Cámara de Representantes. Tenemos investigaciones en el Senado. Tenemos investigaciones como nunca antes se habían hecho”, dijo hablando detrás de con pancartas pegadas en el podio presidencial que decían “Sin colusión” y “Sin obstrucción”.

La medida de Trump del miércoles marcó un claro cambio estratégico. Decidió que mientras esté bajo investigación, sus esperanzas de encontrar un terreno común con los demócratas en temas que podrían ayudar a ambas partes en 2020 son una pérdida de tiempo.

“Puedes regresar al camino de la investigación, y puedes volver… al camino de hacer las cosas para el pueblo estadounidense”, dijo.

“Vamos a ir por un camino a la vez. Déjenlos terminar”, dijo Trump, adoptando una posición absolutista que podría despojar su legado de logros domésticos que tanto necesitaba.

El jueves por la mañana el presidente estaba tratando de hacer estallar un punto muerto para su beneficio, pintando a los demócratas como poco cooperativos en temas importantes para los estadounidenses, como la atención médica, la infraestructura y los altos precios de los medicamentos recetados.

“Todo lo que están preparados para hacer, seis comités, es tiempo de despilfarro, día tras día, tratando de encontrar algo que sea malo para mí”, escribió Trump en Twitter.

“¡A los demócratas se les conoce como EL PARTIDO QUE NO HACE NADA!”

¿Creó Trump un lío para él mismo?

Por supuesto, los demócratas y los críticos de Trump argumentarían que él mismo se buscó todo esto, con las reuniones sombrías entre sus asistentes de campaña y los rusos, con esfuerzos aparentes por deshacerse de la investigación de Robert Mueller y su estrategia de no cooperar completamente con los esfuerzos de supervisión de la Cámara dirigida por los demócratas.

Pero la perorata del Jardín de Rosas viene de un Trump que está bajo una presión extrema.

Por segunda vez en varios días, un juez repudió su estrategia de ignorar las citaciones del Congreso. Trump llegará hasta el Tribunal Supremo si es necesario. Pero el fallo fue una prueba más de que el bombardeo y el estado alternativo de la realidad constitucional creado por el presidente luchan por salir avante en un tribunal de justicia.

Y los golpes siguieron viniendo.

Una nueva descarga de citaciones golpeó el círculo íntimo de Trump un día después de que se negara a dejar testificar su exabogado de la Casa Blanca, Don McGahn, incluida una citación a su confidente Hope Hicks. La exdirectora de comunicaciones de la Casa Blanca puede ser un punto de información más débil que McGahn si Trump argumenta que su evidencia debe estar protegida por un privilegio ejecutivo.

El presidente también tiene presión política desde el exterior. Informes de CNN de esta semana sugieren que su posición en los estados de Rust Belt que lo enviaron a la Casa Blanca se está debilitando, y que tiene que compartir su tiempo en la televisión con el candidato presidencial demócrata Joe Biden, quien representa una amenaza para los votantes de la zona central de Trump.

La última gota para Trump el miércoles, según los asesores, fue un ataque de la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, quien pintó a Trump como un conspirador al estilo de Nixon, justo antes de ir a la Casa Blanca para discutir un paquete de infraestructura propuesto de 2.000 millones de dólares.

“En lugar de caminar felizmente en una reunión, entro para ver a las personas que acaban de decir que estaba haciendo un encubrimiento”, dijo Trump. En lugar de discutir el plan, reprendió al demócrata de California y fue a buscar a la Casa Blanca que estaba en espera y posicionada para descargar su enojo.

Al retirarse puede no estar haciendo su trabajo

La estrategia de Trump de criticar fuertemente la reunión, girar sobre sus talones y aumentar el riesgo de lo que está en juego es familiar a su vida como un magnate de bienes raíces. Pero hay cada vez más pruebas de que alejarse de la mesa no funciona tan bien para un presidente como para los hombres de negocios.

Lo intentó con Corea del Norte, y el estado estalinista todavía tiene sus armas nucleares. Lo hizo con China, y se está profundizando una guerra comercial. Un retiro suyo anterior también mató un incipiente acuerdo de inmigración con los demócratas que podrían haber financiado su muro fronterizo, la pieza central de su campaña de 2016.

“Mirar lo que sucedió en la Casa Blanca te dejaría boquiabierto”, dijo otro viejo enemigo de Trump, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, retorciendo el cuchillo.

Es posible que el contraataque de Trump contra Pelosi esté diseñado para aumentar la presión sobre la presidenta de la Cámara por parte de los miembros de izquierda de su inquieto grupo demócrata.

Pelosi previamente ha cuestionado si Trump está tratando de incitarla a iniciar audiencias de juicio político, creyendo que con esto Trump podría pintarla como prisionera de elementos “socialistas” extremos e instar a los votantes a rechazar el exceso demócrata.

Pero Pelosi pareció estabilizar su posición el miércoles después de una reunión con miembros de la Cámara Demócrata.

Y una decisión de un juez federal de que Trump no podía bloquear las citaciones de la Cámara de Representantes que buscaban sus registros financieros de Deutsche Bank y Capital One pareció validar su estrategia de utilizar herramientas de investigación sin el juicio político.

“[Estoy] Muy emocionada, no es de extrañar”, dijo Pelosi a los periodistas. “Dos en una semana”.

Trump no es Bill Clinton

En teoría, es posible que un presidente que está bajo el escrutinio de un Congreso hostil aún pueda seguir con su trabajo. Bill Clinton lo demostró en la década de 1990, incluso cuando fue acusado.

“El presidente está, francamente, tomando una posición que ningún otro presidente en la historia ha tomado, lo cual es que de alguna manera, si estás siendo investigado por el Congreso, no puede hacer nada más”, dijo el ex Secretario de General de la Casa Blanca de Clinton, Leon Panetta.

“Bill Clinton no siempre estuvo de acuerdo con lo que estaban haciendo los republicanos del presidente (Newt) Gingrich en la Cámara. Pero al mismo tiempo, estaba trabajando con el presidente Gingrich para que se aprobara la legislación”, dijo Panetta al Jake Tapper de CNN.

Pero Trump carece de la capacidad sobrenatural de Clinton para compartimentar las malas noticias. El presidente actual mostró el miércoles que está motivado por la emoción y los reclamos. Y que solo está siendo fiel a sí mismo al responder a los insultos percibidos contraatacando.

El resultado del enojado intercambio del miércoles es que Washington enfrenta la posibilidad de un período prolongado de ruptura completa entre el Congreso y la Casa Blanca.

La reforma de la infraestructura siempre puede haber sido un sueño imposible. Ha sido un punto de partida constante después de varios esfuerzos fallidos durante la administración de Trump. Pero hay asuntos cruciales que los demócratas y el presidente deben hacer. Si no lo hacen, podría haber graves repercusiones económicas e incluso globales.

El martes, surgió la esperanza en Washington de un acuerdo presupuestario que evitaría 120.000 millones de dólares en recortes automáticos, evitar un precipicio fiscal para elevar el límite de la deuda y establecer niveles de gasto por dos años.

Pero no está claro si tal acuerdo entre los republicanos y demócratas de la Cámara de Representantes y el Senado y la Casa Blanca sobreviviría a la negativa de Trump a dejar de trabajar con los demócratas hasta que dejen de investigarlo.

Y las aspiraciones del presidente de finalmente aprobar su acuerdo de reemplazo con Canadá y México para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, un tablón de su plataforma de reelección de 2020, también podrían verse frustrados en un prolongado distanciamiento entre la Casa Blanca y los demócratas en el Capitolio .

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: