Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com

Envalentonado: La presidencia de Trump entra en una nueva era tras el reporte de Mueller

Por Paula Bravo Medina

Washington (CNN) — Donald Trump ahora tiene la oportunidad de reformular la historia de su presidencia.

Tal como lo hizo en la noche de las elecciones en 2016, el presidente ganó sobre la sabiduría convencional de sus críticos, esta vez después de que el fiscal especial Robert Mueller descubrió que no había pruebas de que Trump hubiera conspirado con una nación extranjera hostil (Rusia) para ganar el poder.

El hallazgo, presentado en un resumen del informe de Mueller por el secretario de justicia William Barr, significa que Trump finalmente puede intentar dejar atrás una intriga que estranguló su presidencia desde el principio.

MIRA: 6 conclusiones del informe de Mueller: lo que sabemos hasta ahora

El informe ofreció una reivindicación personal a Trump y una nueva y poderosa arma política para disparar a sus críticos en el Partido Demócrata y a los medios de comunicación al comienzo de su campaña de reelección.

Pero la victoria demócrata en las elecciones intermedias de noviembre garantizará que el informe no sea la última palabra, como podría haber sido si el republicano todavía tuviera un monopolio del poder en Washington.

Los líderes demócratas ya están exigiendo la publicación completa del informe y están desafiando la interpretación de Barr de los hallazgos de Mueller.

Aunque el resumen de Barr sugiere que el informe de Mueller está matizado y no exonera completamente al presidente en caso de obstrucción, el simbolismo político es innegable. Los hallazgos claramente carecen del tipo de bomba que podría haber cambiado el sentimiento público tibio sobre un posible proceso de juicio político y, por lo tanto, tendrá un profundo impacto en su presidencia.

Los críticos de Trump sentirán que el fiscal especial le ha dado al presidente un enorme regalo político. Y así es. Pero otra interpretación del informe es que si el presidente no es culpable del delito que se le acusó de cometer, el veredicto del fiscal especial equivaldría a que Trump tuvo un resultado después de un debido proceso.

Haciendo a un lado el partidismo, la conclusión de Mueller debería llegar como un momento de gran alivio nacional. Una evaluación opuesta hubiera significado que el actual presidente hizo trampa con una potencia extranjera hostil para subvertir la democracia estadounidense.

Por lo tanto, es probable que la nación haya escapado a una larga pesadilla política que hubiera puesto a prueba el sistema constitucional y empeorado la actual actitud política, que a veces parece que está destrozando el país.

La claridad firme del mensaje de “no colusión” de Trump, que se entrega casi a diario en persona y en Twitter en los últimos dos años hace que el impacto político de los hallazgos de Mueller sea aún más potente para el presidente.

Una gran pregunta ahora es cómo reaccionará Trump. ¿Aprovechará la oportunidad para reajustar su presidencia, descartar la retórica inflamatoria que ayudó a perder votantes en distritos suburbanos cruciales en las elecciones de medio término e intentará ampliar su apoyo?

Parece más probable que Trump, liberado de la sombra del escándalo de Rusia, busque venganza contra aquellos que lo atacaron. Fieros ataques a los medios de comunicación periodísticos que cubrían la investigación de Mueller ya están aumentando entre los asesores de Trump y las personalidades de los medios que simpatizan con el gobierno de Trump.

Un asesor de Trump que habla con el presidente regularmente le dijo a Jim Acosta de CNN que se podría esperar que Trump “golpee y avergüence a los medios”.

En su reacción inicial a la carta de Barr al Congreso que resume las conclusiones de Mueller, Trump dijo que era una pena que tuviera que soportar “un derribo ilegal que fracasó”.

Luego pareció sugerir que su vuelta de la victoria pronto podría convertirse en retribución, incluso en un intento de perseguir al gobierno de Obama que estaba en el poder cuando el FBI se preocupó por la injerencia electoral en Rusia.

“Espero que alguien esté mirando al otro lado … exoneración completa, sin colusión”, dijo Trump.

Pero mientras Trump ha ganado la batalla inicial sobre el informe, la guerra de Washington sobre sus implicaciones apenas está comenzando. Los demócratas en el Congreso ya exigen la publicación completa del informe y prometen acelerar el ritmo de sus investigaciones ahora que Mueller ha abandonado el escenario.

El próximo enfrentamiento político ya está centrado en la toma de decisiones de Barr. Trump eligió a Barr sabiendo que había presentado un memo argumentando que la investigación de obstrucción de Mueller era “fatalmente errónea”.

Fue Barr, junto con el vicesecretario de Justicia, Rod Rosenstein, y no Mueller, quien decidió que a pesar de lo que parece ser alguna evidencia de obstrucción en el informe, no fue lo suficientemente fuerte como para llevar a un caso sólido. Es probable que la decisión les gane a ambos hombres un viaje hasta el Capitolio para declarar ante los demócratas que desconfían profundamente de la toma de decisiones de Barr.

Las investigaciones ahora recaen en los demócratas

La validación de la afirmación de Trump de que no hubo colusión seguramente tendrá un impacto político y cultural duradero.

Es un golpe para los demócratas y los comentaristas de los medios de comunicación liberales que han esperado durante mucho tiempo que el ex director del FBI proporcionara una sentencia de muerte para la presidencia de Trump. También hace que la reciente desestimación de un juicio político por parte de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi parezca una elección política astuta.

MIRA: Mueller no encontró que la campaña de Trump o sus asociados hayan conspirado con Rusia

Es probable que los críticos de Trump vean el informe como otro indicio más de la capacidad del magnate inmobiliario y estrella de televisión de aparentemente navegar hasta el borde de un delito grave, pero siempre escapar sin ser tocado.

Dado que investigar la mala conducta presidencial es un proceso político y no legal, los demócratas tienen el derecho de exigir la publicación del informe completo y la evidencia subyacente para que tomen su propia decisión.

Los demócratas ya están caminando en la línea fina de aceptar la decisión de un fiscal que han idolatrado durante los últimos dos años mientras buscan formas de examinar la cuestión de la obstrucción más de cerca.

“No podemos simplemente confiar en lo que puede ser una interpretación partidaria de los hechos descubiertos durante el curso de una revisión de 22 meses de posibles irregularidades del presidente. El pueblo estadounidense merece ver los hechos y juzgar las acciones del presidente por sí mismos”, dijeron el presidente del poder judicial de la Cámara Jerry Nadler y el presidente de la Cámara de Supervisión, Elijah Cummings, en una declaración el domingo.

El informe no representa un respaldo general de todo lo que dijo Trump.

La investigación de Mueller también destruyó las afirmaciones de Trump de que estaba liderando una “cacería de brujas” y desmanteló su insistencia de que la injerencia en las elecciones rusas era un “engaño” masivo.

El hecho de que Mueller entregara tal evaluación luego de dos años de demonización constante de parte de Trump y sus partidarios, cuenta la historia de un proceso judicial que, a diferencia de la política actual, aún funciona sobre la base de los hechos.

Mueller mostró, según la carta de Barr, que Rusia interfirió en la elección para lastimar al oponente de Trump. Si la investigación fuera realmente una “caza de brujas”, habría encontrado una manera de ir tras el presidente, independientemente de lo que dijeran los hechos.

La Casa Blanca envía mensaje de victoria política

En un mundo ideal, el informe agotaría el legado envenenado de las elecciones de 2016. Pero el tema es tan emotivo, y todavía hay tanta sospecha que acecha en torno al comportamiento de Trump, que tales esperanzas serán en vano.

MIRA: Mueller no halló que Trump o su campaña conspirara con Rusia, pero tampoco lo exoneró

Sin embargo, cualquier sospechoso criminal, que acababa de ser informado de que no serían acusados después de dos años en la mira de uno de los principales fiscales de Estados Unidos, consideraría que tuvo una victoria inequívoca. Ahí es donde deben comenzar las evaluaciones políticas para el impacto del informe en Trump.

Pero según lo reportado, la Casa Blanca caracterizó erróneamente el contenido de la carta de Barr tan pronto como se publicó.

“El fiscal especial no encontró ninguna colusión y no encontró ninguna obstrucción. El secretario de Justicia Barr y el vicesecretario de Justicia Rosenstein determinaron que no había obstrucción”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

“Las conclusiones del Departamento de Justicia son una exoneración total y absoluta del presidente de Estados Unidos”.

La interpretación arrogante de los hechos de Sanders no importará desde una perspectiva política: la narrativa de primera línea de que Trump fue exonerado ya está siendo utilizada por su campaña como su principal componente para la reelección.

MIRA: ¿Cuál será la respuesta del Partido Demócrata tras el reporte de Mueller de que no hubo conspiración entre Trump y Rusia?

También es posible que la victoria de Trump aquí haga poco para reformular las percepciones de su presidencia, dado que es un factor de división en una multitud de temas y que nunca ha tratado de cambiar las mentes de los votantes que lo rechazan.

Es probable que el presidente ahora arguya que la investigación nunca debió haberse iniciado. Seguramente aprovechará el informe para desacreditar aún más el “expediente de Steele” que sugiere que fue comprometido por Rusia, y afirmar de manera inexacta que fue el único desencadenante de la investigación del FBI.

También está aumentando la especulación de que Trump podría aprovechar su nuevo impulso del informe para perdonar a los asociados atrapados en la red de Mueller en delitos no relacionados con una conspiración con Rusia.

Eso podría incluir a su exgerente de campaña, Paul Manafort, quien enfrenta un total de siete años y medio en prisión por impuestos, fraude, conspiración y delitos de obstrucción. El ex asesor político de Trump, Roger Stone, irá a juicio en noviembre acusado de mentir a los investigadores sobre sus contactos con Wikileaks, que publicaron correos electrónicos demócratas robados por Rusia.

Preguntas pendientes

Los asesores dijeron que Trump estaba revindicado y feliz, aunque había cierta preocupación de que en su vuelta de la victoria y en la excoriación de los medios de comunicación que cubrían la investigación de Rusia, pudiera opacar su propia victoria política.

Pero la visión parcial del informe de Mueller proporcionado por Barr deja una serie de preguntas sin respuesta. No está claro si el fiscal especial no se ocupó de ellas o si incluyó las respuestas en su informe.

La pregunta más intrigante es ¿por qué Trump, sabiendo que no hubo colusión, actuó con tanto pánico y de forma tan vengativa, lo que provocó sospechas de que estaba tratando de encubrir algo?

¿Por qué se apoyó y finalmente despidió al exdirector del FBI James Comey, y luego dijo que lo hizo debido a la investigación de Rusia? Esa desastrosa decisión llevó a la investigación de Mueller, que no solo envió a algunos asociados de Trump a la cárcel, sino que también condujo a procesos tributarios en otras jurisdicciones en la vida personal y comercial del presidente que aún podrían causar un daño legal significativo.

Otro problema no resuelto es por qué tantas personas, incluido el propio presidente, mintieron acerca de los múltiples contactos con los rusos, y luego trataron de encubrirlos, por ejemplo, una reunión en Trump Tower entre su equipo de campaña y los rusos que ofrecieron “información” sobre Hillary Clinton.

Es posible que el informe de Mueller muestre que, a pesar de no cometer infracciones penales, la campaña de Trump 2016 es culpable de violaciones éticas graves que podrían haber influido en el curso de una elección apretada si los estadounidenses hubieran sabido sobre eso en ese momento.

No está claro si Mueller examinó la cuestión del comportamiento solícito de Trump hacia el presidente de Rusia Vladimir Putin durante la campaña al mismo tiempo que intentaba sellar un lucrativo negocio de bienes raíces en Moscú, un hecho que surgió después del procesamiento de su el exabogado Michael Cohen.

Hasta que el informe no se publique por completo, no habrá respuestas a tales preguntas y la intriga política en torno a la Casa Blanca sobre Rusia simplemente crecerá, a pesar del momento de reivindicación del presidente el domingo.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: