Estados Unidos presiona para que se extienda la pausa en Gaza, pero la posibilidad de que la guerra vuelva a estallar cobra gran importancia

Originally Published: 27 NOV 23 03:14 ET

(CNN) --  La frágil pausa en el ataque de Israel contra Hamas en Gaza, que permitió la liberación hasta ahora de 58 rehenes, fue sorprendentemente duradera dado que ninguna de las partes está en contacto directo y cada una está empeñada en destruir a la otra.

La pregunta ahora es por cuánto tiempo prevalecerá la intersección de intereses que condujo al acuerdo, permitiendo el regreso de más personas secuestradas en los ataques terroristas de Hamas en Israel y la entrada a Gaza de más camiones con ayuda desesperadamente necesaria.

Mientras los estadounidenses celebraban el Día de Acción de Gracias, una avalancha de acontecimientos en el Medio Oriente provocó emotivas reuniones entre los rehenes y sus familias. Pero la difícil situación de la mayoría que aún se encuentra en cautiverio y la de los civiles palestinos puso de relieve el brutal costo de la guerra. Y con el regreso del presidente Joe Biden a Washington después de su fin de semana festivo en Nantucket, Massachusetts, están surgiendo a la vista factores de mediano y largo plazo que sugieren que los combates pronto podrían volver a estallar, y volverse aún más intratables y costosos.

Aún así, aumentan las esperanzas de que después del período acordado de liberaciones de cuatro días, el acuerdo no finalice como estaba previsto este  lunes. Hamas está presionando para que se promulgue una cláusula en el acuerdo original que contemplaría días adicionales de pausa en los ataques israelíes a cambio de la liberación de cada grupo de 10 rehenes. El gabinete israelí discutió la idea. Y Estados Unidos y Qatar –los dos intermediarios críticos en el acuerdo– están tratando de aprovechar el impulso de la pausa para crear una base para un fin más permanente de los combates que podría permitir la liberación de más rehenes y la protección de más civiles en Gaza.

A corto plazo, tanto Israel como Hamas parecen tener fuertes razones para continuar la tregua. El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que estuvo bajo extrema presión por parte de las familias de los cautivos, puede obtener cierto alivio político a medida que más rehenes regresen a casa. Mientras tanto, Hamas se benefició de la suspensión de los ataques aéreos y las operaciones terrestres israelíes, lo que probablemente le permitirá reagruparse y prepararse para un esperado ataque israelí ampliado contra sus bastiones del sur. Estados Unidos está buscando el regreso de los estadounidenses detenidos o desaparecidos después de las incursiones de Hamas el 7 de octubre, y Biden tiene un fuerte imperativo de retrasar o prevenir más matanzas civiles en Gaza, tanto por razones humanitarias como para moderar una reacción política interna de jóvenes y votantes progresistas que han condenado su apoyo inquebrantable a Israel.

Y hay dolor lejos de Gaza e Israel, como pareció subrayarse nuevamente el sábado cuando tres estudiantes universitarios palestinos fueron baleados en Burlington, Vermont. La policía aún tiene que establecer un motivo, pero grupos de derechos civiles pidieron a las autoridades que investiguen si hay parcialidad por parte del tirador. El ataque se produce tras un aumento del antisemitismo que también hizo que los judíos estadounidenses se sientan menos seguros.

Por qué la pausa en Gaza podría eventualmente desmoronarse

Una pausa prolongada en los combates favorecería los objetivos humanitarios, pero puede pasar poco tiempo antes de que cambien los objetivos estratégicos de Israel o Hamas. Eso significa que el destino de los rehenes restantes –incluido un gran grupo de jóvenes varones y algunos miembros de las fuerzas de seguridad israelíes– sigue siendo profundamente incierto.

La situación actual, por ejemplo, significa que Hamas recuperó la capacidad de marcar el ritmo del conflicto utilizando rehenes como palanca para dar forma a las respuestas y la actividad militar israelíes. La pausa está complicando lo que Israel promete será una campaña para acabar con el movimiento islamista. Y el destino de los rehenes restantes en comparación con los objetivos más amplios del ejército israelí planteará cada vez más un duro dilema moral para el gobierno de Netanyahu.

También puede estar acercándose el momento en que la naturaleza desigual de los intercambios (tres palestinos liberados de prisiones israelíes a cambio de cada rehén) pueda volverse políticamente insostenible para Netanyahu, cuyo tambaleante gobierno depende de una coalición de partidos de extrema derecha de línea dura. A medida que el número de rehenes disminuye lentamente, Hamas puede eventualmente perder el incentivo para liberar a grandes grupos en su intento por mantener su influencia.

Una incertidumbre desde la perspectiva estadounidense es cuánta presión impondrá Biden, que volvió a hablar con Netanyahu este domingo, sobre los israelíes para que continúen la pausa el mayor tiempo posible. Pero, si la pausa termina, ¿el apoyo de Estados Unidos al derecho de Israel a atacar a Hamas sería tan fuerte como lo era antes de la tregua? La delicada dinámica entre Estados Unidos e Israel explica por qué tiene sentido que Hamas retenga a algunos rehenes estadounidenses con la esperanza de obligar a Biden a limitar a Israel. “Si siguen reteniendo rehenes estadounidenses, eso mantendrá a Estados Unidos concentrado en esto y seguirá presionando a los israelíes”, dijo este domingo a CNN el teniente general retirado Ben Hodges. Un regreso a la batalla también podría debilitar el ya inestable respaldo internacional de Israel.

El asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, resumió el acto de equilibrio que enfrentaría el presidente en tales circunstancias sin indicar exactamente cómo respondería. “El presidente Biden cree que cualquier país, incluido Israel, tiene el derecho y la responsabilidad de defenderse contra ese tipo de enemigo”, dijo Sullivan en el programa “State of the Union” de CNN el domingo. "También cree que cualquier operación militar debe llevarse a cabo de una manera que proteja a los civiles, que distinga a los terroristas de los civiles y que garantice que esos civiles tengan lugares seguros donde estar y acceso a ayuda humanitaria que salva vidas".

Si bien las opciones estratégicas que tenemos por delante son difíciles, las liberaciones de rehenes hasta ahora –y los más de 100 camiones de ayuda humanitaria que han entrado en Gaza– representan un raro momento de esperanza y alivio en un conflicto horrendo. Entre los liberados el domingo se encontraba Abigail Edan, de 4 años, la estadounidense más joven detenida y la primera ciudadana estadounidense liberada desde el inicio de la tregua. Biden habló con la familia de la niña, cuyos padres fueron asesinados el 7 de octubre, y les dijo a los estadounidenses que, aunque estaba a salvo, había pasado por “un trauma terrible”. El discurso de Biden fue un bienvenido descanso en una crisis que le causó un daño político considerable. Pero acosado por bajos índices de aprobación y ataques políticos de todos lados mientras busca la reelección, el presidente enfrenta un camino peligroso por delante, especialmente si se reanudan los combates en Gaza.

Biden enfrentó fuertes críticas dentro del Partido Demócrata por su negativa a pedir un alto el fuego permanente en una guerra que reveló divisiones en su coalición electoral. Los votantes más jóvenes y progresistas –cuya participación es clave para Biden el próximo año– critcaron la respuesta de Israel al ataque terrorista, mientras que la ira también está creciendo entre los árabes estadounidenses, que son clave para las esperanzas de los demócratas en el estado indeciso de Michigan.

Pero el presidente también está atrayendo críticas de la derecha. Si bien el candidato presidencial republicano Chris Christie dijo que el presidente merecía algo de crédito por negociar el acuerdo, le dijo a Dana Bash de CNN en "State of the Union" que le preocupaba que Biden se estuviera apoyando demasiado en Netanyahu.

Christie advirtió que Biden estaba empezando a “errar” erróneamente al decir que espera que la tregua continúe. “En mi opinión, no puede estar haciendo ese tipo de cosas públicamente”, dijo el ex gobernador de Nueva Jersey. “Su voz tiene que ser puramente de apoyo a lo que Israel está haciendo para tratar de proteger su integridad territorial y la seguridad de sus 9 millones de ciudadanos”.

El paquete de ayuda de Estados Unidos a Israel podría retrasarse hasta el próximo año

Biden estuvo pidiendo durante semanas que el Congreso apruebe 14.300 millones de dólares en ayuda de emergencia para Israel. Y el líder de la mayoría en el Senado, Chuck Schumer, dijo a sus colegas demócratas en una carta este domingo que presentará al pleno un paquete de seguridad nacional que vincula la financiación de Israel y Ucrania tan pronto como la próxima semana. Pero una medida así todavía enfrentaría difíciles desafíos en la Cámara controlada por el Partido Republicano.

Schumer pretende llevar al Senado el proyecto de ley que vincula la financiación de Israel y Ucrania la próxima semana Los republicanos de la Cámara aprobaron su propia medida pero, en un truco político, aplicaron recortes a la financiación del Servicio de Impuestos Internos que sabían que eran inaceptables para los demócratas, que dirigen el Senado. Mientras tanto, los republicanos partidarios de Donald Trump se oponen a los esfuerzos de algunos demócratas y republicanos del Senado de combinar la medida con un nuevo paquete de ayuda de 60.000 millones de dólares para Ucrania. Y cualquier paquete está en peligro debido a la estrecha mayoría republicana en la Cámara de Representantes, que en la práctica está controlada por los partidarios de la línea dura. Eso significa que la única manera en que los republicanos probablemente votarían a favor de una medida es si incluye concesiones demócratas en la frontera sur.

El presidente de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Mike Turner, dijo este domingo en el programa "Meet the Press" de NBC que no es optimista sobre la aprobación de la medida este año. “Creo que sería muy difícil lograrlo antes de fin de año. Y el impedimento actualmente es la política de la Casa Blanca en la frontera sur”, dijo el republicano de Ohio.

En otra señal de que las diferencias sobre el paquete podrían provocar más retrasos, el senador Chris Murphy dijo que estaría abierto a condicionar la ayuda israelí a la protección de los civiles palestinos. “Regularmente condicionamos nuestra ayuda a los aliados según el cumplimiento de la ley estadounidense y del derecho internacional”, dijo el demócrata de Connecticut en “State of the Union”. "Y por eso creo que es muy consistente con la forma en que hemos brindado ayuda, especialmente durante tiempos de guerra, a los aliados".

Las estrategias políticas que se están llevando a cabo en Israel, Estados Unidos y más allá no comenzaron a considerar cómo podría verse la región después de la guerra. La administración Biden está reiterando su apoyo a una solución de dos Estados al conflicto palestino-israelí que parece más distante que nunca después de los ataques del 7 de octubre. Y el presidente israelí Isaac Herzog dijo a Wolf Blitzer de CNN en una entrevista este domingo que apoyaba la idea de una “coalición internacional” para monitorear Gaza después de que Hamas fuera erradicado en la guerra.

Pero todo eso está muy lejos. Por ahora, la pregunta clave es cuánto tiempo se suspenderá la guerra y si se seguirá enviando rehenes a la libertad y la seguridad.

The-CNN-Wire
™ & © 2023 Cable News Network, Inc., a Warner Bros. Discovery Company. All rights reserved.

Comparte este artículo: