Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Incendios en el Amazonas: el mundo de esta comunidad indígena está cambiando por el fuego

Por olivertapia

Parque Nacional Campos Amazónicos, Brasil (CNN) — Un tono naranja saluda al atardecer en los Campos Amazónicos. Es hasta que se apaga el resplandor punzante del sol que los bomberos pueden acercarse cómodamente a las llamas que atraviesan la sabana reseca.

Para este pequeño grupo de bomberos, no hay enormes aviones de carga con toneladas de agua o ayuda de helicópteros. Solo hay palas, sudor, una especie de soplador de hojas turbo para apagar el fuego y largos y agonizantes viajes llenos de baches a bordo de viejos jeeps y vehículos todo terreno, a través del polvo y las cenizas.

El desafío es tan grande como las apuestas globales involucradas. La mayoría del Amazonas es un dosel, pero partes de él, como el Parque Nacional de los Campos Amazónicos, también son sabanas, donde los fuertes vientos avivan los incendios. El fuego camina, confiado y devorador, a través de vastas franjas de pasto.

Marcio Tenharim, presidente de la asociación del pueblo de Tenharim.

La pequeña banda de unas pocas docenas de bomberos, con base en una casa de dos pisos a tres horas en auto del pueblo más cercano, cubre un área inmensa, a través de la cual el verde se ha convertido en cenizas a un ritmo alarmante en los últimos cuatro días.

Los bomberos tienen vecinos serviciales pero ansiosos, los indígenas Tenharim. Los Tenharim han llamado “Madre” a esta zona durante siglos, pero temen que el furioso infierno de este año y la deforestación desenfrenada alrededor del Amazonas pronto los deje huérfanos.

Es la tierra en la que viven y con la que se identifican. Pero Marcio Tenharim, el presidente de su asociación, observa el exhaustivo combate de las llamas y sabe que su delicado mundo está cambiando. “La próxima generación tendrá un futuro más oscuro”, dijo. “Desde que este presidente llegó al poder, estas cosas suceden con más frecuencia”.

Se refiere al presidente Jair Bolsonaro, criticado globalmente por su enfoque explotador de la Amazonía y su respuesta mixta a los incendios que se desataron este año. Los Tenharim dicen que los incendios en su zona, 900.000 hectáreas, las cuales dicen que son propiedad de sus mil habitantes, han aumentado anualmente. Hubo 93 el año pasado, dijeron, un tercio más que el año anterior. Todavía no saben la escala a la que han sido golpeados este año.

El tocado indígena de Tenharim brilla en el infierno naranja, mientras mira, algo resignado, hacia el muro de llamas. “Es triste ver lo que habíamos preservado”, dijo.

“Cuatro días de incendios en tierras preservadas donde se podía respirar aire fresco y limpio. Y ahora respiramos humo”.

Los Tenharim contribuyen con diez hombres en turnos a la brigada de bomberos, de un grupo de 23. En el centro de su mundo hay una reunión de chozas, donde a menudo suena la música pop moderna y anormalmente ruidosa. Este lugar está lejos de los empresarios de las capitales de Brasil que felizmente invertirían en el bosque. Sin embargo, el mundo exterior siempre ha querido un pedazo de su paraíso.

Su tierra es atravesada por la carretera 230, la Trans-Amazonía, construida por los militares en 1972.

Luego trajo enfermedades, dijeron, y provocó una gran protesta. Ahora se agita con el polvo y enormes camiones pasan por el ganado y los troncos desechados. La carretera estaba llena de señales de la rapidez con la que el mundo exterior despoja al Amazonas de sus riquezas. La deforestación para ayudar a cultivar soja, alimentar a China y crear pastos para que el ganado se alimente. El apetito mundial por la carne está acelerando el ritmo de destrucción, a razón de un campo y medio de fútbol por minuto, según el Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil.

Una pregunta constante es cómo se inician los incendios. La mayoría de los policías, funcionarios, investigadores y bomberos con los que CNN habló durante más de una semana reconocieron que un gran número de ellos fueron iniciados por personas ansiosas por despejar la tierra y explotarla después. El presidente Bolsonaro sugirió que parte del aumento de 85% en los incendios en todo Brasil este año puede ser natural, aunque algunos expertos cuestionan esa idea y dicen que muchos son provocados por el hombre.

Sin embargo, en las sabanas planas y secas, los incendios naturales ocurren con mayor frecuencia, a veces debido a los rayos, dijo Daniel Botini-Alves, investigador de incendios forestales de sabanas tropicales en la Universidad Estatal de Sao Paulo.

“Los incendios en los bosques indígenas son en su mayoría causados ??por el hombre y ahí es donde están los incendios más grandes”, agregó. “Durante cinco o seis meses hemos visto un aumento de la deforestación y los incendios son una consecuencia de eso”. Agregó que más adelante en el año, cuando termina la estación seca, podrían producirse más incendios cuando se enciendan los fuegos para despejar el pasto y que vuelva a crecer en la temporada de lluvias.

Pero Marcio Tenharim retiene la esperanza, porque sin eso, solo hay cenizas. Cuando se le preguntó sobre las posibilidades de sus hijos en el lugar, dijo: “Probablemente tendrán tiempo y este no sea el final. No será como antes”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: