Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

La cantidad de plástico en el océano es mucho peor de lo que pensábamos, según un estudio

Por mtoronader

(CNN) — Si estás triste cuando ves historias de ballenas muertas que llegan a la playa con docenas de kilos de plástico en sus vientres o te sientes culpable cuando olvidas traer tus bolsas reutilizables a la tienda de comestibles, hay una buena razón.

La cantidad de plástico que se ha vertido en el océano ha aumentado, según un nuevo estudio, y el problema probablemente empeorará.

Los científicos llaman a la basura plástica “uno de los desafíos ambientales clave de esta generación” porque es una contaminación persistente que daña la vida silvestre, al océano en sí y puede hacerle daño a los humanos.

Muchas historias y estudios se han centrado en el microplástico, las partes más pequeñas de objetos plásticos como botellas, cepillos de dientes y bolsas de la compra que se rompen con las corrientes oceánicas y la exposición a la luz ultravioleta. El nuevo estudio, publicado el martes en la revista Nature Communications, encuentra que también ha habido un aumento significativo en la contaminación del macroplástico: bolsas de plástico enteras, equipos de pesca de plástico y otros artículos.

El aumento en la gran contaminación del plástico ha estado ocurriendo desde 1957, con un aumento significativo desde la década de los noventa, según este estudio.

Los investigadores no se propusieron hacer un estudio sobre la contaminación plástica. Inicialmente estaban estudiando plancton.

“Esto sucedió a través del chat con los chicos que hacen el trabajo de metal para arreglar el equipo y los voluntarios que trabajan para remolcar las grabadoras”, dijo la coautora del estudio Clare Ostle, científica investigadora de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido. “Estaban hablando de cómo este plástico se seguía enredando en los equipos”.

Hay muy pocos registros históricos de contaminación de plástico del océano, dijo, por lo que los investigadores utilizaron los incidentes para investigar exactamente cuánta contaminación de plástico había y con qué frecuencia ocurrieron estos enredos.

Ostle y su equipo analizaron 60 años de datos oceánicos que cubrían más de 6,5 millones de millas náuticas en el Atlántico Norte y los mares adyacentes. Descubrieron que el enredo de plástico en el equipo utilizado para medir el plancton aumentó aproximadamente 10 veces desde el 2000 en adelante.

“Hemos sabido que la producción de plástico ha aumentado, y aunque hay varios estudios que han mostrado un aumento de las concentraciones de plástico hasta la década de los noventa, estos estudios no han podido demostrar el aumento esperado de plásticos en las aguas superficiales del océano abierto”, dijo Ostle.

La primera bolsa de plástico se encontró enredada con su equipo en la costa del noroeste de Irlanda, y el primer hilo de arrastre estaba en su equipo en la costa este de Islandia.

Los hallazgos coinciden con lo que se sabe sobre la cantidad de plástico producido en el mundo.

Un estudio anterior encontró que entre 4,8 millones y 12,7 millones de toneladas métricas de plástico ingresaron al océano en 2010 de personas que viven a 50 kilómetros de la costa.

La producción global de plástico se ha cuadruplicado en las últimas cuatro décadas, según descubrió un nuevo estudio.

Ese estudio, publicado el lunes en la revista Nature Climate Change, encontró que si la tendencia continúa, la fabricación de plásticos comprenderá el 15% de las emisiones de gases de efecto invernadero para el año 2050; en comparación, todas las formas de transporte del mundo ahora representan el 15% de las emisiones.

“Este es un daño de larga duración. Es un problema tan importante de resolver, pero la única manera de hacerlo es dejar de ponerlo en el océano”, dijo Jacqueline Savitz, quien no trabajó en los nuevos estudios, pero trabaja como directora de políticas de América del Norte para Oceana, una organización no partidista sin fines de lucro dedicada a proteger y restaurar los océanos.

Savitz dijo que la han animado a ver a gente tratar de reducir su huella de carbono recurriendo a alternativas como los autos eléctricos, pero eso también significa que las compañías petroleras están buscando mercados alternativos para sus productos. Ella ha observado el crecimiento de las plantas de fabricación de plástico en Pennsylvania y Texas con creciente preocupación.

“El plástico es un producto barato para fabricar, pero tiene un alto precio para nuestro medioambiente”, dijo Savitz. “Ni siquiera puedo tolerar pensar en ello, cuando voy a la playa y veo todo el plástico en las olas y en la arena. Se encuentra en la mayoría de los estómagos de las aves y en las tortugas marinas y ballenas que mueren de hambre, y el problema está empeorando”.

Ostle dijo que se había sentido alentada por el aumento de la conciencia pública sobre la contaminación del plástico.

“Muchas personas ahora usan bolsas reutilizables, reciclan siempre que sea posible y compran conscientemente al elegir productos de alimentos o bebidas con menos plástico”, dijo. “Espero sinceramente que esta conciencia alrededor de los plásticos continúe y se extienda a otros problemas ambientales, como nuestras emisiones”.

Savitz estuvo de acuerdo en que “la acción individual puede ayudar, pero no queremos que la persona se sienta como si fuera el problema. Lo que realmente queremos es que las empresas nos den opciones de más productos sin plástico o productos que pueda reutilizarse o volverse a llenar. “Tenemos que cambiar la estructura de nuestro comercio para proteger la salud marina y la nuestra también”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: