Por qué hay que recuperar el clásico despertador

Jessica Bumpus, CNN

(CNN) -- He reinstaurado el despertador. Un mecanismo olvidado en el mundo actual, tecnológicamente sincronizado y en el que tu teléfono lo hace todo, que da la hora, te despierta y está descentralizado de un teléfono. Es maravilloso.

¿Por qué? Porque antes de llevar un reloj analógico a mi habitación, tenía una media de dos horas y 56 minutos de pantalla a la semana, y mi teléfono me lo decía cada lunes, momentos después de que sonara mi alarma.

Y, cada mañana, mientras sólo intentaba tocar "snooze", me encontraba con una ráfaga de notificaciones que se apilaban unas detrás de otras como una partida de cartas de solitario en la pantalla. Mi teléfono me decía que mis amigos habían estado charlando anoche con más de 34 mensajes de Whatsapp; había alertas de Instagram y docenas de correos electrónicos de múltiples cuentas. Las notificaciones me llenaban de pavor y estrés por el día que me esperaba antes incluso de haberme tomado el café de la mañana.

No me di cuenta en ese momento, pero mi antiguo reloj analógico -un modelo compacto de viaje- era un lujo discreto.

Su diseño habría palidecido en comparación con los últimos iPhones, pero cumplía muy bien su única función; su chirrido puntuado y estridente era eficaz para despertarme cada mañana. Y, además, no me llenaba la mente de cháchara, malas noticias y plazos antes de que empezara el día.

Cambiar los hábitos

Cambié el despertador por el teléfono hace unos 10 años, después de contarle a alguien lo que me pareció una historia divertida sobre cómo mi despertador se había disparado una vez en mi maleta mientras estaba en el maletero de un taxi, obligándonos a parar para poder recuperarlo. La anécdota provocó perplejidad. "¿Usas un despertador de verdad?", me preguntaron, como si fuera un fax. "¿Por qué no usas el teléfono?". Oh, pensé. ¿Por qué no lo hago? Probablemente ni siquiera sabía que podía hacerlo en ese momento. Pero sucumbí a la presión de los compañeros y me deshice de mi viejo reloj. Y ahí se acabó el lujo de despertarme sin notificaciones, y empezó la miseria de mirarlas en medio de la noche cuando miraba la hora en mi teléfono.

A medida que nuestro uso de los teléfonos móviles sigue creciendo (un informe de 2018 de Deloitte encontró que los usuarios estadounidenses de teléfonos inteligentes revisan sus teléfonos 14 mil millones de veces al día, frente a los 9 mil millones del mismo informe de 2016), los expertos en bienestar dicen que está teniendo un impacto negativo en nuestras rutinas matutinas.

"Cuando te levantas a primera hora, lo ideal es despertarte y pasar un poco de tiempo dentro de tu propia mente antes de que te bombardeen con todo lo demás que ocurre en el mundo. Date la oportunidad de adaptarte al mundo de la vigilia", afirma la coach de salud mental y bienestar Lily Silverton. "Históricamente no estamos acostumbrados a que nos quiten la atención tanto como hoy".

Antes de las alarmas, eran los gallos, las campanas de las iglesias, los llamadores (personas a las que se les pagaba para que te despertaran golpeando la puerta o la ventana con un palo largo, algo que ocurrió hasta los años 70 en la Gran Bretaña industrial) e incluso nuestras propias vejigas las que nos sacaban de la cama. Se cree que el relojero Levi Hutchins de Concord, New Hampshire, inventó uno de los primeros despertadores en 1787. Su diseño sólo sonaría una vez a las 4 de la mañana, su hora preferida para despertarse. Parece que se sabe poco sobre los detalles del diseño real, pero él escribió: "Lo difícil era la idea de un reloj que pudiera hacer sonar una alarma, no la ejecución de la idea. Era la simplicidad en sí misma para hacer que la campana sonara a la hora predeterminada". Hutchins nunca patentó ni fabricó este reloj.

Fue años más tarde, en 1874, cuando el inventor francés Antoine Redier se convirtió en la primera persona en patentar un reloj despertador mecánico ajustable. Y en 1876, Seth E. Thomas patentó en EE.UU. un pequeño reloj mecánico de cuerda, lo que llevó a los principales relojeros estadounidenses a empezar a fabricar pequeños despertadores. Al parecer, los relojeros alemanes no tardaron en seguir el ejemplo y, a finales del siglo XIX, ya se había inventado el despertador eléctrico.

Comprar relojes
Hoy en día, los relojes despertadores tienen muchos diseños. Desde el radio despertador Panasonic RC-6025, inmortalizado en la película El día de la marmota de 1993, hasta diseños más retro de marcas clásicas como Roberts. Una rápida búsqueda en Etsy revela novedosos diseños con forma de robots, búhos o incluso conejos.

Por otra parte, los diseños más modernos incluyen la incorporación de luces nocturnas de colores, proyectores (para proyectar la hora en el techo o la pared), altavoces con puertos USB, control de la temperatura y la humedad, e incluso agitadores de cama a prueba de adolescentes.

El año pasado, la marca Off-White del difunto Virgil Abloh se asoció con Braun para lanzar un par de elegantes despertadores de edición limitada. En naranja y azul, el diseño se basa en el clásico reloj despertador BC02 de la marca que, con su sorprendente sencillez, fue concebido originalmente por Dieter Rams y Dietrich Lubs en la década de 1980. También la marca de moda Paul Smith lanzó su versión del reloj en 2020.

Sin embargo, lo único que buscaba era un reloj despertador sencillo, como el mío original. Y conseguí uno en la tienda local de artículos para el hogar más cercana por 8,50 libras (algo más de 10 dólares). La primera noche que lo usé, me sentí extrañamente excitado al dar cuerda físicamente a la configuración en lugar de deslizarme por una pantalla. A la mañana siguiente, en una especie de anticlímax, me desperté antes de la alarma. Pero ya sentía que había conquistado el día, en lugar de perseguirlo.

Según Silverton, "la tecnología explota nuestras debilidades psicológicas". Y estar conectado, señaló, es increíble pero terrible al mismo tiempo. "Se trata de gestionar eso y crear una rutina que te funcione".

Que ahora creo que tengo. La reintroducción de un despertador me da el tiempo, el espacio y la separación que mi teléfono no me daba. Aunque mi teléfono sigue estando al lado de la cama, la diferencia es que ya no es lo primero que busco. Mi primera expresión del día ya no es blasfemar sobre un correo electrónico y sentir que me hierve la sangre, me encuentro considerando suavemente lo que podría desayunar. Lo que me ha dado una sensación de control y calma. Extrañamente, me ha hecho sentir más joven -supongo que porque la experiencia se siente nostálgica, o quizás porque estoy durmiendo mejor. ¿Y qué puede ser más lujoso que eso?

The-CNN-Wire
™ & © 2022 Cable News Network, Inc, una compañía de WarnerMedia. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo:
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?