Please note: Over-the-air viewers in Milwaukee need to re-scan televisions on Friday, October 18 to continue to receive CBS58, WMLW, MeTV, Telemundo Wisconsin, Heroes & Icons, Bounce, Decades, Start TV, Movies! and most other local channels. Those viewers unable to currently receive these stations over-the-air should see improved reception on October 18. Cable and satellite viewers are not impacted.

Further information on the re-scan can be found at:
https://www.cbs58.com/rescan

Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

¿Por qué México es tan importante para la industria automotriz estadounidense?

Por Paula Bravo Medina

Nueva York (CNN Business) — Construir y comprar un auto Estados Unidos podría ser mucho más costoso.

Todas las fábricas de automóviles de Estados Unidos dependen de partes mexicanas para construir sus autos o camiones. Es por eso que la amenaza del presidente Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones mexicanas de hasta un 25% en octubre está sacudiendo a la industria automotriz estadounidense. Los aranceles podrían elevar los costos en EE.UU. por decenas de miles de millones de dólares solo en la industria automotriz.

MIRA: Mercados reaccionan a amenaza de Trump de imponer aranceles a México

Los compradores de autos probablemente pagarían el costo de esos aranceles.

“Creemos que los aranceles de los vehículos indudablemente se trasladarán a los consumidores”, escribió Emmanuel Rosner, analista de automóviles de Deutsche Bank. Si la administración de Trump hace cumplir el arancel del 25%, aumentaría el precio de los vehículos vendidos en los Estados Unidos en un promedio de alrededor de 1.300 dólares, dijo Rosner.

El aumento de precios afectaría la demanda de automóviles, tal vez reduciendo la producción de automóviles en Estados Unidos en hasta 3 millones de vehículos al año, una caída del 18% respecto de los niveles actuales, estima Rosner.

Si eso sucediera, sería el mayor golpe para la industria automotriz de EE. UU. desde que la Gran Recesión envió a la industria a punto de colapsar hace 10 años.

MIRA: Aguacate, cerveza, tomates, partes de autos y mucho más: los productos mexicanos en la mira de los aranceles anunciados por Trump

La industria importó 59.400 millones de dólares en partes de México el año pasado, según datos comerciales del gobierno de EE. UU.. Eso incluye las piezas utilizadas en fábricas y las que se venden en tiendas de autopartes y talleres de reparación.

México es, por mucho, la mayor fuente extranjera de piezas utilizadas por la industria. Alrededor del 16% de todas las piezas de automóviles utilizadas por las plantas de ensamblaje de EE. UU. provienen de México, según una estimación del Centro de Investigación Automotriz, un grupo de expertos líder en la industria.

Los fabricantes de automóviles no pueden cambiar fácilmente a otros proveedores para evitar el uso de piezas de México. Los proveedores mexicanos de partes se especializan en proporcionar componentes de bajo costo y que requieren mucha mano de obra, que no tienen sentido económico construir en otros lugares, dijo Kristin Dziczek, vicepresidenta de industria, trabajo y economía del centro.

MIRA: Trump advierte que los aranceles a México aumentarán si no se controla el flujo de inmigrantes ilegales

Por ejemplo, el 70% de los arneses de cables, la colección de cables que transportan energía a través de un vehículo, provienen de México. Pocos o ninguno de estos cables se hacen en Estados Unidos. Gran parte del resto de los arneses llegan a la frontera entre México y Estados Unidos desde países del sur de México.

“Es una de las primeras piezas que instala cuando ensambla un automóvil”, dijo Dziczek en abril cuando Trump amenazaba con cerrar la frontera con México por completo. Tal movimiento habría cerrado a toda la industria automotriz de Estados Unidos en una semana, estimó Dziczek.

“No se puede construir todo el automóvil y luego ponerle el arnés de cables. Esta es una gran parte crítica que traba la línea de ensamblaje si no está”, señala.

MIRA: AMLO: Estamos cumpliendo con nuestra responsabilidad migratoria

Autos y camiones terminados también ingresan a Estados Unidos desde México: alrededor de 2,7 millones de autos fueron importados de México el año pasado, por un valor de 52.000 millones de dólares, según el Departamento de Comercio de Estados Unidos. Eso es casi un millón más de automóviles de los que provienen de Japón, la fuente número 2 de importaciones de automóviles.

Un arancel del 25% sobre todas las importaciones desde México agregaría alrededor de 28.000 millones de dólares por año al costo de vehículos y piezas terminadas.

Los fabricantes de automóviles apoyan firmemente el nuevo acuerdo comercial que la administración de Trump negoció con México y Canadá diseñado para reemplazar el TLCAN. Ese acuerdo comercial, el Acuerdo de Estados Unidos y Canadá con Canadá (USMCA), continuaría permitiendo que la mayoría de las autopartes y vehículos crucen la frontera en ambas direcciones sin aranceles. Pero necesita la ratificación del Congreso antes de que surta efecto.

MIRA: ¿Dinamita el presidente Donald Trump el tratado comercial con Canadá y México?

El USMCA “confía en que el acceso libre de impuestos sea exitoso. La imposición de aranceles contra México socavará su impacto positivo e impondría un costo significativo en la industria automotriz de EE. UU.”, dijo Matt Blunt, presidente del Consejo de Política Automotriz de Estados Unidos, grupo industrial que representa a GM, Ford y Fiat Chrysler.

La industria automotriz de EE. UU. ya está luchando con el aumento de los costos debido a los aranceles de la administración Trump sobre el acero y el aluminio. Tanto General Motors como Ford han estimado que el aumento en los precios de los productos básicos por esos aranceles ha sido de 1.000 millones de dólares por cada uno.

Toda la industria ha estado tratando de reducir los costos para liberar efectivo para el costoso desafío de investigación y desarrollo de desarrollar la próxima generación de automóviles eléctricos y autosuficientes. Esa es la razón por la que GM dijo que planea cerrar cuatro fábricas en Estados Unidos este año.

Eso significa que los fabricantes de automóviles probablemente no asumirán el costo de los aranceles. En lugar de eso, los pasarían a los consumidores. Eso podría perjudicar las ventas de automóviles estadounidenses y costar empleos adicionales en Estados Unidos. El año pasado, GM advirtió que una propuesta para imponer aranceles a todas las importaciones de automóviles y autopartes de todo el mundo llevaría a este y otros fabricantes de automóviles a recortar empleos en Estados Unidos.

MIRA: ¿De dónde proviene el “poder de emergencia” de Trump para imponer los aranceles a México?

Los costos aumentarían aún más si México responde imponiendo aranceles propios a los productos estadounidenses. Eso sería un doble golpe para la industria automotriz de Estados Unidos, porque México es un mercado importante tanto para sus autos como para sus partes.

México compró 140.600 automóviles en EE. UU. el año pasado, aproximadamente el 8% de todas las exportaciones de automóviles, lo que lo convierte en el cuarto mercado más grande detrás de Canadá, China y Alemania, según el Departamento de Comercio de EE. UU. Esos autos cuestan 3.300 millones de dólares.

Más importante aún, los fabricantes de piezas de Estados Unidos enviaron otros 32.500 millones en partes a México, principalmente para usar en plantas automotrices mexicanas.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: