Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com
Patrocinado Por:

Trump mencionó a Biden en una llamada con Xi que fue alojada en un servidor altamente seguro

Por olivertapia

Washington (CNN) — Cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sugirió, sin persuadir, que China debería investigar a Joe Biden y su hijo, agregó otro resentimiento político a lo que ya era la relación más complicada y consecuente del mundo.

La medida sorprendió a los funcionarios chinos, que dicen que tienen poco interés en verse envueltos en una controversia política estadounidense. Y fue el último esfuerzo extraordinario de Trump para solicitar abiertamente asistencia política de gobiernos extranjeros.

Los comentarios del jueves no fueron la primera vez que Trump incluyó a Biden en su relación con China, aunque dijo que nunca presionó a Xi para que investigara al exvicepresidente. Tampoco es la primera vez que ha tratado de intercambiar favores con Xi, quien esta semana celebró el 70 aniversario de su estado comunista con una nota de felicitación de Trump.

Durante una llamada telefónica con Xi el 18 de junio, Trump planteó las perspectivas políticas de Biden, así como las de la senadora Elizabeth Warren, quien para entonces había comenzado a subir en las encuestas, según dos personas familiarizadas con la discusión. En esa llamada, Trump también le dijo a Xi que permanecería en silencio sobre las protestas de Hong Kong a medida que avanzaban las conversaciones comerciales.

El registro de la Casa Blanca de esa llamada se almacenó más tarde en el sistema electrónico altamente seguro utilizado para albergar una llamada telefónica con el presidente de Ucrania y que ayudó a provocar una denuncia de informante que llevó a los demócratas a abrir una investigación de juicio político sobre Trump.

Cuando se le preguntó a principios de esta semana sobre la llamada de Trump con Xi, la Casa Blanca no negó que él hubiera mencionado a Biden.

“Los líderes mundiales deben poder hablar libremente en sus conversaciones con el presidente, ese es un componente clave para una diplomacia efectiva. Y es por eso que esas conversaciones se mantienen confidenciales”, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Stephanie Grisham. “No vamos a comenzar a discutir el contenido de cada conversación que el presidente Trump tenga con los líderes mundiales, más allá de decir que sus conversaciones siempre son apropiadas”.

Después de que se publicó esta historia, Warren reaccionó a la noticia de la llamada de Trump con Xi, escribiendo en Twitter: “Trump puede decir lo que quiera de mí, pero es indignante que cualquier presidente venda a la gente de Hong Kong a puerta cerrada. El público debe ver la transcripción de la llamada de Trump con Xi. Y necesitamos un líder que defienda nuestros valores”.

El jueves, Trump dijo a periodistas en la Casa Blanca que consideraría pedirle a su homólogo en Beijing que investigue a los Biden, lo que se suma a una creciente lista de líderes extranjeros que ha intentado reclutar en sus intentos de derribar a un potencial rival demócrata.

“Ciertamente es algo en lo que podemos comenzar a pensar”, dijo Trump cuando se le preguntó si buscaría la ayuda de Xi para investigar a Biden. “Porque estoy seguro de que al presidente Xi no le gusta estar bajo ese tipo de escrutinio”.

En busca de claridad

Los comentarios de Trump provocaron confusión y una batalla de los funcionarios chinos en busca de claridad.

“¿Estás preguntando por los comentarios que acaba de hacer Trump? No creo que pueda decirte nada al respecto en este momento”, dijo un diplomático chino cuando se le preguntó el jueves sobre los comentarios de Trump.

“Esto es bastante caótico”, dijo el diplomático. “No queremos meternos en medio de la política estadounidense”.

Un aliado de Trump fuera de la Casa Blanca describió haber recibido un mensaje de funcionarios del gobierno chino preguntando si Trump hablaba en serio cuando sugirió que China abriera una investigación sobre Biden. La respuesta: investigar la corrupción es una manera fácil de ganar la voluntad de Trump.

Los chinos no aclararon de inmediato si iniciarían una investigación, o si la harían pública si lo hicieran.

Inminentes conversaciones comerciales

Mientras los negociadores comerciales se preparan para otra ronda de conversaciones y mientras Xi se enfrenta a desafíos internos como los disturbios de Hong Kong, el asunto de Biden arroja otro giro a la diplomacia enredada y de alto riesgo.

La renuencia de Trump durante el verano a hablar en contra de una ofensiva contra los manifestantes prodemocráticos en Hong Kong ha frustrado a los funcionarios del Consejo de Seguridad Nacional y el Departamento de Estado, que habían abogado por una postura más firme de Estados Unidos.

Si bien Trump finalmente tuiteó un llamado a Xi para encontrar una resolución “humana” a los disturbios de Hong Kong, no emitió un llamado contundente para defender los derechos humanos en la antigua colonia británica. Y a medida que estallaron nuevamente las protestas esta semana, mientras se realizaban celebraciones masivas en Beijing por el 70 aniversario de la República Popular de China, Trump felicitó a Xi.

“¡Felicitaciones al presidente Xi y al pueblo chino por el 70 aniversario de la República Popular de China!”, escribió Trump, quien adoptó un tono drásticamente diferente al de sus aliados republicanos, quienes usaron palabras como “macabro”, “autoritario” y “horrores” para marcar la ocasión.

Las declaraciones de Trump el jueves han causado consternación entre algunos de sus asesores, quienes anhelan en privado el fin de una guerra comercial que está comenzando a afectar la economía de Estados Unidos.

Solo minutos antes de sugerir que China investigara a Biden, Trump dio a entender que mantuvo el control sobre China en las negociaciones comerciales, que se reanudarán la próxima semana cuando el jefe negociador chino viaje a Washington.

“Tengo muchas opciones sobre China”, dijo Trump. “Pero si no hacen lo que queremos, tenemos un poder tremendo”.

Algunos de los asesores comerciales del presidente dicen que creen que China está observando de cerca las elecciones primarias demócratas, haciendo cálculos sobre si se debe acordar un nuevo acuerdo con Trump con base en las perspectivas de varios candidatos.

Acusaciones contra Biden

En varias ocasiones, Trump ha insinuado que los Biden han recibido millones de dólares de China, lo que implica que capitalizaron el poder político y las conexiones del entonces vicepresidente.

Las acusaciones se derivan en parte de un viaje oficial que Joe Biden y su hijo Hunter Biden hicieron a China en 2013, como una misión diplomática para ayudar a aliviar las tensiones en la región. Una compañía en cuyo directorio se encontraba Hunter Biden recibió una gran inversión de capital chino poco después del viaje.

Según The New York Times, Hunter tiene una participación del 10% en BHR Partners, un fondo de capital privado en el que el Banco de China, propiedad del gobierno chino, ha invertido. Desde mayo de 2019, tanto The New York Times como The Washington Post informaron que Hunter no había recibido dinero del fondo o en relación con su papel como miembro de la junta asesora no remunerada.

En julio de 2019, más de dos años después de que su padre dejó el cargo, Hunter compró una participación accionaria en el fondo BHR, valorada en alrededor de US$ 430.000, según The Washington Post.

No hay evidencia de que el exvicepresidente recibiera dinero de China, y la semana pasada uno de los abogados de Hunter Biden le dijo a The Washington Post que no había recibido ningún “reembolso o compensación a causa de esta inversión o su posición en la junta directiva”.

El abogado de Hunter Biden también dijo que no realizó ningún negocio relacionado con el fondo de inversión durante el viaje de 2013, en el que estuvo acompañado por una de sus hijas.

En un comunicado después de los comentarios de Trump el jueves, la subdirectora de campaña de Biden, Kate Bedingfield, calificó sus comentarios como “una elección grotesca de mentiras sobre la verdad y sobre el país”.

El sucesor de Biden, sin embargo, dejó en claro que no veía nada malo en el comportamiento de Trump.

“El presidente dejó muy claro que él cree que nuestras otras naciones del mundo también deberían analizarlo”, dijo el vicepresidente Mike Pence durante una aparición en Arizona, donde estaba trabajando para vender un nuevo acuerdo comercial en América del Norte.

“El hecho simple es que, sabes, cuando tienes el segundo cargo más alto en la tierra, conlleva responsabilidades únicas. No solo estar por encima de la incorrección sino por encima de la apariencia de incorrección”, dijo Pence.

En privado, Trump ha estado diciendo a los aliados durante la semana pasada que cree que las actividades de Hunter Biden en China pueden ser potencialmente más dañinas que su negocio en Ucrania.

“Esa no es la mejor. La mejor fue China”, dijo Trump en un evento privado en Nueva York la semana pasada, después de haber criticado las afirmaciones infundadas que involucran a los Biden y Ucrania.

La insistencia de Trump de que Hunter Biden se benefició de la posición política de su padre no está exenta de ironía. Beijing otorgó la aprobación de marcas de moda y accesorios a la hija de Trump, Ivanka, el año pasado, incluso después de que cerró su marca homónima en julio de 2018 debido a las bajas ventas.

Los intentos del presidente de construir una relación con Xi han avanzado desde que asumió el cargo. Fue agasajado con una gran visita de Estado durante su primer año en el cargo, bebiendo té con Xi dentro de la Ciudad Prohibida. Más tarde correspondió al hospedar a Xi en Mar-a-Lago.

Pero él no es el único actor en la saga de juicio político con vínculos estrechos con Xi. A Biden se le encomendó durante el gobierno de Obama cortejar al entonces vicepresidente Xi durante su aprendizaje para el puesto más importante de China. Viajaron juntos tanto en Estados Unidos como en China.

“He pasado tanto tiempo con Xi Jinping como cualquiera”, se jactó Biden en la campaña electoral, con la esperanza de pulir sus credenciales de política exterior.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: