Línea Directa: 414-777-5818 | TuVoz@telemundowi.com

Lo que no estamos comiendo nos está matando, según un estudio global

Por Paula Bravo Medina

(CNN) — ¿Qué factor de riesgo es responsable de más muertes en todo el mundo que ninguna otra? No fumar. Ni siquiera la presión arterial alta. Es una mala dieta.

“En muchos países, la mala alimentación ahora causa más muertes que el tabaquismo y la hipertensión”, dijo Ashkan Afshin, profesor asistente en el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington.

Y no es solo que las personas estén eligiendo opciones poco saludables como la carne roja y los refrescos azucarados. Igual de crítico, dijo Afshin, el autor principal de un análisis de la dieta global de 27 años publicado el miércoles en la revista The Lancet, es la falta de alimentos saludables en nuestras dietas, junto con los altos niveles de sal.

MIRA: ¿Quieres que tus hijos sigan una dieta vegana? Asegúrate de que consuman la suficiente cantidad de proteínas

“Aunque tradicionalmente todas las conversaciones sobre una dieta saludable se han centrado en reducir la ingesta de alimentos poco saludables, en este estudio hemos demostrado que, a nivel de la población, una baja ingesta de alimentos saludables es el factor más importante, en lugar de alta ingesta de alimentos poco saludables”, dijo.

Una de cada cinco muertes en todo el mundo, es decir, aproximadamente 11 millones de personas, en 2017 se produjo debido a un exceso de sodio y la falta de granos integrales, frutas, nueces y semillas, según el estudio, en lugar de dietas llenas de grasas trans, azúcares, bebidas azucaradas y altos niveles de carnes rojas y procesadas.

El gran tamaño del estudio significa que estos hallazgos son relevantes para todos, sin importar dónde vivan, dijo Andrew Reynolds, investigador postdoctoral en la Universidad de Otago en Nueva Zelandia, que no participó en el estudio.

“Los hallazgos del documento informarán a quienes toman decisiones de política que determinan qué alimentos están disponibles en los países occidentales, cómo se comercializan y potencialmente lo que cuestan en los próximos años”, dijo Reynolds.

15 factores de riesgo en la dieta

En el análisis, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, Afshin y sus colegas analizaron 15 factores de riesgo en la dieta y su impacto en la muerte y la discapacidad. Los altos niveles de carnes rojas y procesadas poco saludables, bebidas endulzadas con azúcar, ácidos grasos trans y sal, todos conocidos como riesgos para la salud, se compararon con los efectos de una dieta baja en muchos alimentos saludables. Esos productos saludables incluían frutas, vegetales, granos enteros, leche, calcio, nueces y semillas, fibra, legumbres o frijoles, ácidos grasos omega-3 de los mariscos y grasas poliinsaturadas, las grasas buenas que se encuentran en el salmón, aceites vegetales y en algunas nueces y semillas.

Excepto la sal, que fue un factor de riesgo clave en la mayoría de los países, el estudio encontró que las carnes rojas y procesadas, grasas trans y bebidas azucaradas están al final de la tabla de riesgos para la mayoría de los países.

De hecho, más de la mitad de todas las muertes relacionadas con la dieta en el mundo en 2017 se debieron a solo tres factores de riesgo: comer demasiada sal, no consumir suficientes cereales integrales, ni comer suficiente fruta. Esos riesgos se mantuvieron a pesar del nivel socioeconómico de la mayoría de las naciones, dijo Afshin.

MIRA: Estudio vincula tomar dos bebidas dietéticas al día con alto riesgo de apoplejía

El nuevo estudio forma parte del informe anual sobre la carga mundial de la enfermedad, preparado por un consorcio de miles de investigadores que monitorea la muerte prematura y la discapacidad por más de 350 enfermedades y lesiones en 195 países.

En enero, el consorcio lanzó su “dieta para un planeta sano”, que decía que reducir el consumo de carne roja y azúcar a la mitad y aumentar la ingesta de frutas, verduras y nueces podría prevenir hasta 11,6 millones de muertes prematuras sin dañar el planeta.

Afshin dijo que una visión general del estudio actual, pero pocos detalles, se encontraba en el informe de la carga de la enfermedad del año pasado, haciendo de la versión de este año “el análisis más completo sobre los efectos de la dieta en la salud”, a pesar de algunas fallas metodológicas y brechas en los datos de países subdesarrollados.

“Esa es una buena afirmación”, dijo Reynolds. “Cada año se publican estudios sobre cómo comemos; sin embargo, la cantidad de datos considerados y la representatividad global hacen que este estudio merezca la atención”. Añadió que las clasificaciones de riesgo brindan a los responsables de la formulación de políticas públicas “información invaluable sobre en qué comportamientos alimenticios se deben enfocar primero”.

Muertes relacionadas con la dieta por país

Diez millones de muertes relacionadas con la dieta en 2017 fueron por enfermedades cardiovasculares; el cáncer fue responsable de 913.000 muertes y la diabetes tipo 2 representó 339.000 muertes. Además, el 66% de las discapacidades en 2017 por una variedad de enfermedades crónicas se debió a esos tres factores.

Curiosamente, la obesidad no fue un contribuyente de primer nivel, ocupando el sexto lugar en la lista de riesgos globales de enfermedad, dijo Afshin.

MIRA: Una dieta de vegetales ayudaría a conservar el planeta

Uzbequistán tuvo el mayor número de muertes relacionadas con la dieta, seguido de Afganistán, las Islas Marshall, Papua Nueva Guinea y Vanuatu. Israel tuvo el número más bajo, seguido de Francia, España, Japón y Andorra, un pequeño principado entre Francia y España.

En cuanto a las tasas de mortalidad más bajas, el Reino Unido ocupó el puesto 23, por encima de Irlanda (24) y Suecia (25), mientras que Estados Unidos ocupó el puesto 43, después de Ruanda y Nigeria (41 y 42). India ocupa el puesto 118, y China ocupa el puesto 140.

Factores de mayor riesgo

Para Estados Unidos, India, Brasil, Paquistán, Nigeria, Rusia, Egipto, Alemania, Irán y Turquía, la falta de granos integrales fue el mayor factor de riesgo; para muchos otros países, ese fue el segundo o tercer factor de la lista. Eso no significa que las personas en estos países no comieron granos, si no que comieron granos procesados, con poco valor nutricional y potencialmente altos en calorías.

Reynolds, quien publicó un estudio en The Lancet sobre el efecto de los granos integrales este año, advierte que muchos de los productos que se venden a los consumidores hoy en día como “granos integrales” a menudo no lo son.

“Los granos integrales se incluyen en productos ultraprocesados que pueden molerse finamente y agregar sodio, agregar azúcares libres y agregar grasas saturadas”, dijo Reynolds. “Creo que todos debemos ser conscientes de esto y no confundir los beneficios de los granos integrales con lo que a menudo se anuncia como productos integrales disponibles en la actualidad”.

Un grano entero se define como el uso de toda la semilla de una planta: el salvado, el germen y el endospermo. El Consejo de Granos Integrales proporciona un sello, disponible en 54 países, que los consumidores pueden buscar que certifique el grado de granos integrales en el producto.

Desafíos regionales

El mayor factor de riesgo para China, Japón, Indonesia y Tailandia fue la cantidad de sodio en la dieta. Esto se debe probablemente a los vinagre, salsas y pastas de arroz extremadamente salados que se utilizan para cocinar los alimentos tradicionales asiáticos, dijo Afshin.

¿Eso significa que esas culturas van a seguir viviendo con ese alto riesgo? No necesariamente, dijo Corinna Hawkes, quien dirige el Centro de Políticas Alimentarias de la Universidad de Londres.

“Cualquier persona que estudie la historia de la comida le dirá que las preferencias culturales cambian con el tiempo”, dijo Hawkes, quien no participó en el nuevo estudio. “Ellos cambian. Pero sí, en este caso, probablemente implique un cambio de cultura”.

En México, la falta de nueces y semillas fue el factor de mayor riesgo, seguido por la falta de verduras, granos integrales y frutas en la dieta. Y fue uno de los pocos países donde las bebidas azucaradas poco saludables ocuparon un lugar bastante alto: en el número 5. Eso no solo se debe a una preferencia cultural por los refrescos y las bebidas azucaradas caseras llamadas aguas frescas, dice el coautor del estudio Christian Razo, sino también por la falta de acceso a agua limpia e incluso a frutas y verduras.

“No tenemos agua limpia gratuita para beber”, dijo Razo, quien tiene un Ph.D. En nutrición del Instituto Nacional de Salud Pública de México.

“Entonces la gente tiene que comprar agua limpia para beber, y si van a tener que comprar algo, prefieren el refresco”, dijo. “También es más fácil obtener alimentos procesados que frutas y verduras frescas”.

Razo dice que si bien México es un gran productor de frutas y verduras frescas, las compran distribuidores en los Estados Unidos y otros países, lo que deja a las personas en las ciudades con poco acceso a opciones frescas asequibles o la capacidad de cultivarlas por sí mismas.

“Animamos a la gente a comprar en los mercados locales, pero son más caros”, dijo Razo. “Es difícil competir con todas estas grandes marcas que compran el producto. Entonces, sí, tenemos un gran desafío”.

En cuanto a las nueces y las semillas, “la gente simplemente no puede comprarlas porque son muy caras”, dijo.

Llamado a la acción

Los formuladores de políticas reaccionaron ante el estudio con un llamado a la acción.

“La dieta poco saludable es el principal factor de riesgo para la Carga Global de la Enfermedad. La importancia relativa de este factor ha estado creciendo y requiere atención urgente”, dijo Francesco Branca, director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la Organización Mundial de la Salud.

“El público debe ser consciente de los vínculos críticos entre la dieta y la salud y exigir acciones públicas para mejorar el acceso y la disponibilidad de alimentos que contribuyen a una dieta saludable”, dijo Branca. “Teniendo en cuenta la necesidad de una acción urgente, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha declarado 2016-2025 como el Decenio de Acción de las Naciones Unidas para la Nutrición, y está pidiendo a los gobiernos que asuman tales compromisos”.

Eso requerirá un esfuerzo coordinado entre los responsables de la formulación de políticas públicas, los productores de alimentos, los comercializadores y los distribuidores, lo que será una hazaña importante, dijo Hawkes.

Volver a los granos integrales, por ejemplo, va a requerir un cambio completo en la economía de la producción y distribución de alimentos, dijo.

“Refinar granos es altamente rentable”, dijo Hawkes. “Por ejemplo el maíz: se puede refinar en diferentes ingredientes: alimento para animales, harinas refinadas y jarabe de maíz de alta fructosa, para nombrar solo tres. Así que los fabricantes están generando múltiples flujos de valor de este proceso de refinación. Si decimos,’Estoy produciendo maíz para hacer un solo producto’, entonces necesitamos tener diálogos con la industria para preguntar dónde se necesita la inversión pública y cómo podemos cambiar el sistema, porque va a ser un gran problema. Es un gran, gran cambio “.

Pero Hawkes tiene esperanzas. Hace veinte años, dijo, cuando entró en una sala de responsables de políticas de salud globales y mencionó la importancia de la dieta, se la vio como “una especie de persona marginal. Ahora, cuando entro a una habitación y digo eso, se lo toman en serio”.

The-CNN-Wire™ & © 2018 Cable News Network, Inc., a Time Warner Company. Todos los derechos reservados.

Comparte este artículo: