Vistazo a la unidad de homicidios de Milwaukee mientras luchan contra algo más que criminales

MILWAUKEE (TELEMUNDO WI) -- La Unidad de Homicidios del Departamento de Policía de Milwaukee se reúne tres veces al día. Su objetivo: los casos que están investigando y están haciendo más malabares de lo habitual. 

El comandante de la Unidad de Homicidios del Departamento de Policía de Milwaukee, el capitán Thomas Casper, y el detective de casos sin resolver Tim Keller conocen de primera mano los retos a los que se enfrenta la unidad.

"¿Cómo ha sido el último año para la unidad de homicidios?"

Capitán Casper: "Cansado. Muy agotador. Tuvimos 190 homicidios el año pasado y, por desgracia, somos muy afortunados de que este año. Como he dicho me gustaría estar menos ocupado que simplemente no parece ser el caso ".

"¿Está usted abrumado en este momento?"

Detective Keller: "Aquí hay mucho trabajo pero hay muchos detectives dedicados que están asignados a esta unidad y a toda la oficina de investigación criminal."

Hasta el 21 de mayo, ha habido 60 homicidios en Milwaukee. Para esta fecha en 2020, había 59. Las cifras casi se han duplicado desde 2018 y 2019.

El Cpt. Casper es un oficial de segunda generación. Ha estado con el MPD durante 30 años.

Capitán Casper: "Estamos viendo muchas disputas menores ya sea por las redes sociales o en la calle. Hace años, se habrían resuelto con discusiones o insultos ahora terminan en disparos".

"¿Diría usted que la cantidad de homicidios que son causados por la violencia armada es anormal en este momento?"

Capitán Casper: "Cuando salí de la academia en 1991 la epidemia de crack estaba explotando y tuvimos un alto número de homicidios ese año, las cifras de criminalidad suben y bajan, como las olas en el océano algunos años es muy baja, y otros años como que explota."

El aumento de su carga de trabajo se ha producido en medio de la pandemia de COVID-19 y durante un movimiento mundial de derechos civiles centrado en la demanda de una reforma policial.

"Uno de los retos que vemos en los homicidios es conseguir que la gente que tiene información nos la haga llegar. Puede ser muy difícil conseguir información cuando la gente desconfía de la policía en general, pero también de nosotros como detectives de homicidios por el comportamiento de otra persona de nuestra profesión", dijo Keller.

Esto significa que han tenido que cambiar su enfoque al hablar con las familias de las víctimas.

"Cuando piensas en la pandemia también, todo nuestro mundo tuvo un año difícil, y mental y físicamente realmente cambió a la gente", dijo Keller. "Ir a la puerta de una madre notificándole que su hijo puede haber sido víctima de un homicidio no es muy personal cuando estás allí con una máscara. En cuanto al movimiento por los derechos civiles y la desconfianza general de la gente hacia la policía, basada en lo que ha sucedido en todo el país, a veces se trata de una conversación honesta en la que se dice que no estamos de acuerdo con eso y que somos diferentes".

Debido a la pandemia del COVID-19, los procesos judiciales se han celebrado de forma virtual o se han retrasado y el sistema está colapsado. El resultado: los agentes están compareciendo ahora en persona para los casos más antiguos mientras siguen trabajando en los nuevos y lo hacen todo con menos detectives.

En los últimos tres años, la unidad de homicidios se redujo un 30%, lo que supone una pérdida de 12 investigadores.

"Intentamos esclarecer todos y cada uno de los casos que se producen cuando tenemos más pruebas, más testigos y más cooperación con la familia de la víctima. Todo ello influye en que podamos resolver el caso", dijo Casper.

Parece que uno de sus mayores retos es ganarse la confianza de la comunidad.

"Muchas familias quieren que les informemos semanalmente. Y con el volumen de casos que tratamos no es posible", dijo Casper. "Por ejemplo, una de las críticas que recibimos es por qué el cuerpo permanece tanto tiempo en el lugar de los hechos. 111550 hay que tomar fotos, hay que tomar medidas para un diagrama, cuando los detectives testifican en el tribunal hay ciertas cosas que se espera que testifiquen. Y no se hace para ser irrespetuoso".

Lo que es aún más duro para los detectives es el creciente número de vidas jóvenes perdidas. Tanto en 2018 como en 2019, un niño fue asesinado en Milwaukee. En 2020, la unidad de homicidios investigó siete muertes de niños. Ya este año, ocho de las víctimas de homicidio de la ciudad son niños.

"¿Cómo lidia la unidad de homicidios de la Policía de Milwaukee con estas olas de violencia?"

Capitán Casper: "Es difícil. Trato de mantener un ojo en el bienestar mental de los detectives, tenemos un equipo de bienestar y un departamento, un par de psicólogos y un capellán del departamento, y hacen visitas para comprobar cómo están los detectives."

Keller: "Creo que esos son algunos de los casos más difíciles de trabajar para cualquiera de nosotros cuando hay alguien que literalmente acaba de empezar su vida. Todavía no ha entrado en la edad adulta, no está tomando decisiones de adulto y es víctima de un crimen violento".

A veces, hacer todo lo posible para resolver un crimen significa pedir ayuda. Ahí es donde Milwaukee Crime Stoppers marca la diferencia. La organización proporciona un número de teléfono al que la gente puede llamar para dar pistas sobre delitos de forma anónima.

"Creo que marca una gran diferencia dar a la gente múltiples opciones para que se presente, porque hacer que alguien se sienta cómodo para hablar con nosotros sobre lo que sabe", dijo Keller.

"Crime Stoppers es una vía para que nos den información y mantengan su identidad en secreto y eso es importante", dijo Casper. "Algunas personas son muy, muy temerosas".

El Cpt. Casper dice que Crime Stoppers ha ayudado a la unidad a resolver crímenes en la ciudad.

Comparte este artículo:
 
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?