Lo que debe saber sobre las elecciones en Estados Unidos

Los estadounidenses que van a las urnas el día de las elecciones en realidad no eligen directamente al presidente.

Técnicamente están votando por 538 electores que, de acuerdo con el sistema establecido por la Constitución, se reúnen en sus respectivos estados y votan por Presidente y Vicepresidente. Estas personas, los electores, componen el Colegio Electoral, y sus votos son luego contados por el Presidente del Senado en una sesión conjunta del Congreso.

¿Por qué los redactores eligieron este sistema? Hay algunas razones: primero, temían a las facciones y les preocupaba que los votantes no tomaran decisiones informadas. No querían decirle a los estados cómo llevar a cabo sus elecciones. También hubo muchos que temieron que los estados con las mayores de poblaciones de votantes esencialmente terminarían eligiendo al presidente. Otros prefirieron la idea de que el Congreso eligiera al presidente, y en ese momento hubo propuestas para una votación popular nacional. El Colegio Electoral fue un compromiso.

La mancha de la esclavitud está en el Colegio Electoral como en toda la historia de Estados Unidos. La fórmula para distribuir a los congresistas, que está directamente relacionada con el número de electores, se basaba en ese momento en el Compromiso 3/5, según el cual cada esclavo en un estado contaba como una fracción de una persona para distribuir los escaños en el Congreso. Esto dio a los estados del sur con muchos esclavos más poder a pesar de que una gran parte de su población no podía votar y no era libre.

Cómo funciona

Hay un elector por cada miembro de la Cámara de Representantes (435) y el Senado (100), más tres adicionales para las personas que viven en el Distrito de Columbia.

Cada estado tiene al menos 3 electores. California, el estado más poblado, tiene 53 congresistas y dos senadores, por lo que obtienen 55 votos electorales.

Texas, el estado más grande de tendencia republicana confiable, tiene 36 congresistas y dos senadores, por lo que obtienen 38 votos electorales.

Seis estados (Alaska, Delaware, Montana, Dakota del Norte, Vermont y Wyoming) son tan pequeños, en cuanto a población, que solo tienen un congresista cada uno y los tres votos electorales más bajos posibles. El Distrito de Columbia también obtiene tres votos electorales. Los votantes en Puerto Rico y otros territorios no estatales no obtienen votos electorales, aunque pueden participar en las primarias presidenciales.

Los estados son los encargados de seleccionar a sus propios electores. Y varios estados no exigen que sus electores respeten los resultados electorales, lo que ha llevado, en ocasiones, al fenómeno conocido como "elector infiel".

Se necesitan 270 votos electorales para obtener la mayoría del Colegio Electoral. El número total de electores, 538, no puede cambiar a menos que se agreguen más legisladores en el capitolio o una enmienda constitucional. Pero el número de electores asignados a cada estado puede cambiar cada 10 años, después del Censo establecido por mandato constitucional.

El número de congresistas se redistribuye, ese es el término técnico, de acuerdo con los cambios en la población. Algunos estados obtienen uno o dos escaños en la Cámara y otros pierden algunos. Ningún estado, por pequeño que sea, puede tener cero miembros en el Congreso. Pero esta es la razón por la que ha habido un acalorado debate político sobre si el censo de Estados Unidos debería preguntar si alguien es ciudadano. Algunos temen que preguntar podría dificultar un recuento de población preciso, o que los estados con muchos inmigrantes podrían terminar con menos legisladores en las elecciones a partir de 2022, después de que se complete el censo de 2020.

Si hay empate entre los electores o si nadie obtiene la mayoría, la elección pasa a la Cámara de Representantes. La delegación de legisladores de cada estado obtiene un voto y ellos eligen entre los tres principales votantes electorales. Según la 12ª Enmienda, si nadie obtiene la mayoría en un plazo determinado, el vicepresidente se convierte en presidente. Si no hay mayoría para el vicepresidente, se excusan las delegaciones de la Cámara y solo los senadores eligen al vicepresidente. La vigésima enmienda cambió la fecha límite del 4 de marzo al 20 de enero.

La mayoría de los estados (excepto Maine y Nebraska, que dividieron algunos de sus votos electorales) dan todos sus votos electorales a la persona que gana el voto popular en ese estado. Hay partes muy demócratas de Texas y partes muy republicanas de California, por ejemplo. Pero a menos que esos estados se muevan para distribuir sus votos electorales de manera diferente, lo que realmente importa es el voto popular estatal.

¿A quién le gusta este sistema?

Ciertamente, un sistema de voto popular sería más sencillo de entender.

Sin embargo, como señalan los defensores del Colegio Electoral, si pensaba que el recuento en Florida en 2000 fue desagradable, imagine un recuento a nivel nacional de más de 130 millones de votos. Eso sería complicado. Y podría suceder. Algunos estados tienen recuentos automáticos para las elecciones que están separados por menos del .1% En 2016, con 136 millones de votantes, eso habría sido un margen de alrededor de 136,000 votos. Puede imaginarse un recuento en las elecciones de 1960, que tuvieron una diferencia de menos del 0,2% en los totales de votos, pero una sólida victoria en el Colegio Electoral de John F. Kennedy.

El Colegio Electoral está escrito en la Constitución y cambiar la Constitución es muy difícil. Lleva años lograrlo y requiere amplias mayorías en el Congreso o las legislaturas estatales. Los estados que actualmente se benefician del Colegio Electoral tendrían que ceder parte de ese poder. La otra posibilidad es algo así como el mencionado acuerdo de los estados para honrar al ganador del voto popular nacional. Pero puede apostar que si esa propuesta se concreta, habrá demandas.

Dicho esto, el Colegio Electoral ha cambiado tres veces, cada una por enmienda constitucional. La 12ª Enmienda, aprobada después de la elección empatada de 1800, Hizo que los electores votaran por Presidente y Vicepresidente en lugar de votar por dos personas que podrían ser Presidente. La 20ª Enmienda puso un límite de tiempo al proceso. La 23ª Enmienda otorgó electores al Distrito de Columbia.

Y hubo un movimiento serio hace décadas para abolir por completo el Colegio Electoral. En 1968, una propuesta para reemplazar el Colegio Electoral con un sistema de voto popular fue aprobada fácilmente en la Cámara. Fue filibusterado en el Senado. 

Fuente: usa.gov

Comparte este artículo:
 
Are you sure you want to delete this comment?
Close
Are you sure you want to delete this comment?